Dólar Obs: $ 661,72 | -0,34% IPSA 0,19%
Fondos Mutuos
UF: 26.661,54
IPC: 0,10%
Desde banda ancha en todo el país hasta un impuesto a las empresas para promover la I+D: así es la propuesta del Consejo de Innovación

lunes, 08 de mayo de 2017

Pablo Tirado
El Mercurio

La próxima semana, el grupo en que participan actores de diversas áreas y tendencias entregará a la Presidenta una hoja de ruta con cinco focos que recomiendan para Chile de cara al 2030.

Fueron casi tres años de trabajo de intentar aunar visiones, muchas veces antagónicas, y de discutir prioridades, pero finalmente se logró. La próxima semana, el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo entregará a la Presidenta Bachelet una propuesta de cinco puntos que pretenden marcar la hoja de ruta para Chile, en términos de innovación, de cara al 2030. "Necesitamos definir retos nacionales, no sectores productivos. Retos que movilicen a todo el país, y eso ya en sí es algo muy potente, porque supera la discusión ideológica que ha frenado muchas veces el avance en estos planos entre izquierda y derecha", explicó Gonzalo Rivas, presidente de la entidad, quien se reunió junto a otros siete consejeros en "El Mercurio".

Con la participación de Claudia Bobadilla, Bárbara Saavedra, Patricio Meller, Carlos Álvarez, Gonzalo Vargas, Rodrigo Jordán y Servet Martínez, durante la cita se esbozaron las razones detrás de cada una de las propuestas, las que buscan un cambio en la forma en la que se ha estado enfrentando la innovación en Chile en los últimos años. En ese sentido, los ejes de la propuesta global consideran enfocarse en retos propios de la geografía chilena, impulsar la inversión de las empresas en I+D+i a través de un impuesto específico, y en una senda similar, conseguir que los diferentes ministerios consideren una partida particular para los mismos fines. A esas propuestas se suma el desafío de conectar todos los rincones de Chile a banda ancha, además de llevar la enseñanza de la ciencia, la tecnología y la innovación a las escuelas. "Para que ocurra cualquiera de los proyectos que estamos mencionando, el Consejo ha instalado algo que es tremendamente importante: estableció y legitimó un espacio de conversación transversal", comentó Claudia Bobadilla, destacando que los desafíos que se están planteando van más allá de lo individual, algo que queda de manifiesto en la diversidad ideológica, empresarial y académica de los convocados.

Inversión en I+D

Según estimaciones del Consejo, si las medidas logran ser implementadas, el gasto en I+D del país -uno de los más bajos de la OCDE-, que hoy representa el 0,38% del PIB, llegaría al 0,6% del producto. "Este Consejo es una mezcla, no lleva el debate a la cuestión conflictiva de antes. Es una instancia de diálogo transversal que se ocupa de cosas distintas, una es el desarrollo, lo segundo es largo plazo, por eso lo pensamos en 2030. Lo tercero es cómo se inserta Chile en el mundo global", comentó Patricio Meller, recalcando, a su vez, que no hay en el país otro organismo que haya logrado tal consenso para algún tema. "Cuando reenfocas el tema y lo planteas como desafíos nacionales, todo indica que hay un nivel de consenso bastante más amplio. Estos son procesos de aprendizaje", agregó Carlos Álvarez.

Intensas y vehementes jornadas de trabajo y un análisis profundo de las políticas pro innovación planteadas en la última década, llevaron a una estructura en la que cada uno de los consejeros abordó el desarrollo de Chile desde su perspectiva, para luego trabajar en un planteamiento común. "A cada uno de los miembros del Consejo nos ha tocado, de alguna forma, liderar algunas aristas. Desastres naturales, biodiversidad, laboratorios naturales, etc. A mí, Gonzalo me invitó a lo que llamamos "innovación social". Invertimos varias horas y sesiones de este Consejo en tratar de definir lo que entendíamos por innovación social. Esto era como un territorio a explorar y en ese sentido hubo una apertura a reconocer los talentos que pueden haber en innovación, que están lejos de la academia y de las universidades y de las élites intelectuales y que están desplegados en el territorio", comentó Jordán.

Por su parte, Servet Martínez explicó que gran parte de las iniciativas van enfocadas a elevar el capital humano. "Este es un país que tiene capacidades muy fuertes, pero que tiene déficits intelectuales técnicos profundos. Uno se mete a cualquier área y empieza a pedir gente calificada y realmente muy pronto ya no tienes la gente necesaria, y eso demuestra que las debilidades de Chile siguen existiendo de manera profunda", apuntó, destacando además que desde el mundo de la ciencia, la oportunidad está dada por aprovechar las redes internacionales que ofrece un mundo globalizado.

Implementación

Con una hoja de ruta bastante ambiciosa, los miembros del Consejo están conscientes de que el trabajo para implementar las propuestas es complejo, pero están convencidos de que al aunar diferentes perspectivas, esa labor puede resultar un poco más sencilla. "Esta es una invitación que se está haciendo. Estas cosas hay que construirlas y hay que hacerlo con ciertos principios, y el desafío está en que cada una de esas propuestas sea reflejo de esos principios", dijo Bárbara Saavedra, mientras que Gonzalo Vargas apuntó que para que las propuestas proliferen es necesario un cambio de actitud. "La innovación parte por la actitud. Si nos quedamos con la actitud de que vamos a seguir extrayendo materias primas con bajo valor agregado y nos negamos a pensar que sí se puede, que sí tenemos la gente, el conocimiento, entonces nunca vamos a hacer nada", concluyó.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia