Dólar Obs: $ 662,09 | 0,06% IPSA -0,14%
Fondos Mutuos
UF: 26.662,42
IPC: 0,10%
Crece preocupación de especialistas por "apagón" en marzo de 2019:

Gobierno revisa ahora las bases de licitación del sistema tecnológico del Transantiago

viernes, 21 de abril de 2017

Manuel Valencia
Nacional
El Mercurio

Expertos advierten que plazos para reemplazar la tarjeta bip son acotados y difíciles de cumplir. Esto obligaría a extender, "a un alto costo", los actuales contratos.



Hasta marzo de 2019 llega la vida útil de la actual tarjeta bip del Transantiago. Ese mes termina el contrato vigente con la empresa Sonda, encargada de la fabricación y de la tecnología del medio de pago.

Aunque faltan poco menos de dos años para ese hito, los expertos ven con preocupación que el proceso de licitación de los servicios complementarios del Transantiago -que incluyen la tarjeta bip, los validadores de buses, los GPS de los buses y otras tecnologías- aún esté en una etapa inicial.

Esto, porque en ciudades como Londres el reemplazo de la credencial para implementar la tarjeta Oyster tardó cinco años.

"Esto demora al menos 18 meses. Si se requiere implementar cambios tecnológicos mayores, se necesita mucho tiempo. Hay que cambiar 4,5 millones de tarjetas, validadores de buses, etc. Esto debiese estar adjudicado y cerrado no más allá de fin de año, y como ha avanzado el proceso, es muy difícil de cumplir. Por otra parte, a diferencia de la licitación de vías, esto no se ha sometido a participación ciudadana, y sería bueno que los usuarios dijeran qué quieren de los servicios tecnológicos", cuestiona Juan Carlos González, gerente de la fundación Transurbano.

"Sello de calidad"

Según el cronograma definido por el Ministerio de Transportes, la licitación debía comenzar este semestre y ser adjudicada en la segunda mitad del año. Sin embargo, la ministra Paola Tapia reconoce que aún está en proceso de elaboración de bases.

"Es un desafío que estamos asumiendo (...) Estas bases están en etapa de elaboración y revisión de todo el avance que ya existía. Estamos en búsqueda del sello de calidad y eso supone someter a análisis y mejora todos los procesos que actualmente estaban en curso", argumenta.

Fuentes de Transportes precisan que las bases "están en pañales, no se ha avanzado mucho. Y a diferencia de las de vías, hay mucho trabajo por hacer. Es difícil que se alcance a cerrar el proceso este año".

Para el especialista en transportes y ex coordinador de Transantiago Raimundo Cruzat, la situación es grave. "El equipo abandonó este trabajo y se dedicó a la licitación de vías, lo que demuestra el poco entendimiento estratégico de los servicios complementarios, que podrían aprovecharse para, por ejemplo, enfrentar la evasión", afirma.

De todas formas, valora "el sinceramiento que ha tenido la ministra respecto de los procesos. El primer paso era reconocer que el trabajo no estaba a la altura".

Con los plazos acotados, los especialistas reconocen que se debe buscar un mecanismo para extender el actual contrato con Sonda sin que ello impacte en los costos. "Yo recomendaría una ley corta para darle atribuciones al ministerio de negociar en forma más simétrica, porque si no queda capturado. Hay que sacar la licitación, porque hoy los tiempos administrativos y tecnológicos no alcanzan", añade González.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia