Dólar Obs: $ 650,65 | 0,21% IPSA 0,09%
Fondos Mutuos
UF: 26.529,63
IPC: 0,40%


La nueva cara del malbec chileno

viernes, 21 de abril de 2017

Por Patricio Tapia
Vinos y licores
El Mercurio

Una nueva camada de malbec mucho más frescos y radiantes en frutas comienza a aparecer en el país. Compañeros ideales para el próximo asado, aquí una lista de buenos ejemplares.



Rodrigo Zamorano es el enólogo de Caliterra y, con cada cosecha, está cambiando el estilo de los vinos de esta bodega, parte del Grupo Errázuriz. Quizás el mejor ejemplo entre ellos es Pétreo, un cien por cien malbec.

Pétreo viene de un viñedo plantado en 2004, junto a la bodega en Colchagua. Los suelos son de granitos y arcillas, y allí Zamorano vio una oportunidad de hacer algo especial, algo que de cierta forma subrayara el nuevo estilo de la casa. Así que cosechó más de un mes antes de lo habitual en búsqueda de mayor frescor, eliminó el efecto de la madera nueva y así logró una interpretación mucho más clara y refrescante de ese viñedo. Pétreo es uno de los grandes descubrimientos de este año entre los tintos chilenos, pero también un signo de lo mucho que está cambiando el estilo de malbec en el país.

Cambia como ha cambiado el vino en general en el mundo. Como ya lo hemos hablado aquí, lo que hoy se lleva es el mayor frescor, la menor influencia de la madera, los vinos más amables con la comida y no con el cuerpo como para ser una comida en sí mismos. El malbec no solo no se escapa de ese fenómeno, sino que es quizás una de las uvas disponibles en Chile que más se presta para esta transformación.

Zamorano habla de cosechas adelantadas. Eso significa que está cortando las uvas con mayor acidez y, eventualmente, también con menor alcohol, es decir, vinos más frescos. Pero si bien en otras uvas esto supone un desafío por el riesgo de que la fruta huela y sepa demasiado verde, en el caso del malbec, la pérdida de aromas "vegetales" es muy temprana en la maduración, lo que significa que muy pronto esos racimos ya saben a vino, a frutas rojas y que el riesgo de que el malbec parezca ensalada de lechuga es mucho menor.

Felipe Gutiérrez, enólogo de la viña Bisquertt, también ha optado por un camino similar para aprovechar ese rasgo del malbec y así hacer vinos más frescos. Su nuevo Family Collection Malbec viene de un sector específico de su viñedo en Marchigüe, también en el Valle de Colchagua, donde predominan los suelos rocosos. Gutiérrez ha adelantado las cosechas y, además, ha usado solo cemento para la crianza, a pesar de que este Family es uno de los vinos más ambiciosos de la bodega.

Hasta hace algunos años, habría sido impensable que uno de los vinos top de cualquier viña no tuviera crianza en barricas (casi siempre nuevas), pero hoy, con la búsqueda de tintos más frescos y frutales y sin la influencia de las notas tostadas del roble, esta es una práctica que se hace más y más normal.

Tanto en Pétreo como en Family, el resultado es que todos los motivos por los que el malbec es una cepa tremendamente atractiva, jugosa, fácil de beber y deliciosa junto al asado, están presentes. Los dos son tintos radiantes, llenos de frescor.

El fenómeno de transformación del malbec, desde ser el origen de vinos dulzones y algo empalagosos a ricas expresiones de frescor, casi para apagar la sed, es algo que se ha visto primero en Argentina, sin duda el país que más ha apostado por esta uva en el mundo. Hoy la idea de malbec jugosos y frescos ya predomina al otro lado de Los Andes. En Chile, comienza a pasar lo mismo. 

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia