Dólar Obs: $ 628,68 | 0,50% IPSA 0,77%
Fondos Mutuos
UF: 26.648,67
IPC: -0,20%
Cerró de manera exitosa la serie de cinco partidos en 16 días:

La UC da vuelta el partido en la altura de El Salvador y remata una semana perfecta

lunes, 20 de marzo de 2017

Kid Larco El Salvador
Deportes
El Mercurio

Con goles de Diego Buonanotte y Germán Lanaro, el equipo de Mario Salas conquistó su tercera victoria en el torneo. El bicampeón de Chile se va al receso con la frente en alto tras recortar terreno en el plano local y quedar bien posicionado en la Copa Libertadores.



El calendario se veía complejo y el panorama agotador. Corregir el rumbo en el certamen de Clausura y volver al concierto internacional ante dos equipos brasileños eran los objetivos que aparecían en el horizonte de Universidad Católica.

Dos semanas después, el bicampeón de Chile puede decir que el objetivo ha sido desbloqueado. En la Copa Libertadores sumó cuatro puntos de seis (incluyendo una remontada memorable frente al Atlético Paranaense) y en el ámbito criollo enteró dos triunfos en línea.

Ayer, en El Salvador, la UC enfrentaba una situación difícil. Con las piernas todavía cansadas producto del esfuerzo extremo realizado ante Flamengo, el miércoles, el equipo de Mario Salas llegó a los dos mil 300 metros sobre el nivel del mar para medir fuerzas con un complicado Cobresal.

Y por 45 minutos lo pasó mal. Esto porque Israel Poblete abrió la cuenta para el enemigo y porque la presión alta que ordenó Emiliano Astorga no dejaba maniobrar con tranquilidad a Diego Buonanotte y Enzo Kalinski, los cerebros de la Católica.

Poco después, y tras el café cargado de Salas en el camarín, el "Enano" apeló a su repertorio más pulcro para igualar con una jugada de nivel: eludió rivales y muy cerca de Sebastián Cuerdo lo dejó fuera de combate con un tiro de emboquillada.

Fue un nuevo aire para los cruzados. Pero también una motivación extra para los nortinos, que retomaron la presión en campo propio. Y volvieron a inquietar a Cristopher Toselli, tanto que le anularon mal un gol a Jaime Grondona.

Cuando parecía que el empate era cosa juzgada, Kalinski metió una volea que Cuerdo no pudo despejar y Germán Lanaro dejó en la red con un toque a pocos metros de la línea de sentencia.

El resto de la Católica fue aguantar: se sostuvo en un par de buenas contenciones de su arquero y la solidez defensiva que ha recuperado. Pudo liquidar de contrataque, pero ejecutó mal. Y justamente en una de esas situaciones es que Kalinski, molesto, le dio un empujó a su compañero Carlos Espinoza.

Hubo asomos de conflicto, pero entre propios y rivales frenaron la discusión.

Mejor era celebrar el fin de una semana perfecta.

27 victorias suma Universidad Católica sobre Cobresal. Y hace siete años que los cruzados no pierden en El Salvador.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia