Dólar Obs: $ 816,58 | -0,13% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.275,50
IPC: 1,20%
En zonas rurales su rol de líderes es clave:

Involucrar a los profesores en la reducción del estrés post incendios es fundamental

domingo, 19 de febrero de 2017

Margherita Cordano F.
Educación
El Mercurio

El 68% de los docentes de zonas afectadas cree que a nivel escolar la principal consecuencia de la tragedia tiene relación con los efectos psicológicos que el fenómeno podría causar en sus alumnos.



Aunque la Escuela San José de la Palma no resultó con daños tras el incendio que afectó a la comuna de Hualqui (Región del Biobío) en las últimas semanas, cuando este 6 de marzo los 12 alumnos que ahí estudian vuelvan a clases es probable que las cosas no sean igual que siempre.

"Por desgracia se quemó una de las sedes sociales alrededor, que es un lugar donde todos los meses se hacen rondas médicas. Para que eso no se pierda, la idea es que ahora se utilice la escuela, lo que suponemos que va a entorpecer un poquito el desarrollo educativo", cuenta Sandra Velásquez, una de las dos profesoras que trabajan en el establecimiento multigrado, donde en un mismo curso se enseña a niños de entre 6 y 11 años.

Según una encuesta hecha por el programa Puentes Educativos -que ejecuta la Asociación Chilena Pro-Naciones Unidas- a 204 profesores rurales en las regiones de O'Higgins y Biobío, 52% de ellos cree que entre los efectos más importantes de los incendios en la comunidad educativa está la destrucción del entorno cercano.

El 17% también menciona la incertidumbre respecto de la reanudación de actividades, 14% incluye la destrucción parcial de las escuelas y 9% indica la pérdida de material educativo. En la encuesta, cada profesor podía nombrar más de una única preocupación.

"Gran parte de la vida comunitaria de una localidad rural gira en torno a su escuela; festividades, proyectos y desarrollo cultural son algunos ejemplos. En ese sentido, son los mismos docentes los que tienen información valiosa para conocer el real estado, las consecuencias y la mejor forma de ayudar en esta catástrofe", plantea Gonzalo Plaza, director ejecutivo de Puentes Educativos.

La encuesta muestra que el principal efecto en educación que los docentes perciben de los incendios corresponde a los psicológicos que pudieran darse en sus alumnos. Así lo cree el 68% de los entrevistados.

"Los niños están choqueados con el infierno que vivieron, muchos al verme se acercan y lloran. La escuela es un lugar que siempre han querido mucho", comenta Arturo Hernández, profesor de la Escuela Crucero de Huaro en la comuna de Florida, que quedó completamente destruida por culpa de los incendios que afectaron a la Región del Biobío. Por ahora, sus seis alumnos -que cursan de 1° a 6° básico y cuyos apoderados tienen un ingreso mensual de hasta 230 mil pesos- tendrán que ser trasladados a otro recinto para continuar con sus estudios.

"Algunos niños eran muy herméticos y no demostraban lo que sentían. Unos se mostraban temerosos y les costaba alejarse de su zona de seguridad, que normalmente eran sus papás. Otros estaban tristes. Pero lo que más nos llamó la atención fue la madurez de los pequeños para enfrentar todo; estaban conscientes de lo que pasaba y de lo que se venía", comenta Helbert Donoso, estudiante de Pedagogía de la Facultad de Educación de la Universidad Católica y uno de los voluntarios de esa institución que llegaron hasta la comunidad de Los Aromos, en Constitución (Región del Maule).

La también estudiante de Pedagogía UC Mikaella Poggini cree que "gran parte de la ayuda que llega para los niños es más material, como juguetes y dulces. Y en situaciones así, a nuestro parecer, se necesita acompañamiento y apoyo, tanto para ellos como para sus familias. Es importante seguir generando rutinas con los niños para disminuir la situación de incertidumbre: la idea no es decirles que aquí no pasó nada, sino que enfrentar la situación, pero demostrarles que se puede continuar y seguir adelante".

Abordar el tema

Con ella concuerda la psicóloga y académica de la Facultad de Psicología de la Universidad del Desarrollo, Ana María Salinas. "Es conveniente y relevante abordar el tema de los incendios con niños de prebásica y básica, sobre todo porque ellos forman parte de los grupos de personas que presentan vulnerabilidades particulares que se intensifican en situaciones de desastre y podrían ocasionar síntomas de cuidado si no se realiza ningún tipo de intervención".

Uno de sus consejos es que los profesores "destinen tiempo y aborden con ellos lo sucedido, dando paso a que cada niño dé cuenta de su percepción y de su propia experiencia. Proceder de esta manera otorga la posibilidad de realizar contención y de identificar a los niños más afectados con la situación".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia