Dólar Obs: $ 628,68 | 0,50% IPSA 0,85%
Fondos Mutuos
UF: 26.653,83
IPC: -0,20%
Brasil comienza el año con un abultado déficit en sus cuentas con el exterior

viernes, 17 de febrero de 2017

Economía y Negocios Online
EFE


Brasil registró en enero de 2017 un déficit en sus cuentas con el exterior de US$ 5.085 millones, valor en un 5,6 % superior al saldo negativo del mismo mes de 2016 (US$ 4.817 millones), informó hoy el Banco Central.

La diferencia entre los recursos que Brasil envió al exterior y los que recibió en enero de este año es equivalente a casi la cuarta parte de todo el déficit en cuenta corriente del país en 2016 (US$ 23.500 millones ).

El aumento del déficit en enero elevó el saldo negativo acumulado en los últimos 12 meses hasta US$ 23.800 millones.

El superávit de US$ 2.504 millones en la balanza comercial brasileña en enero, cuando el país alcanzó exportaciones por US$ 14.861 millones e importaciones por US$ 12.357 millones, impidió que el déficit en cuenta corriente fuera aún mayor.

En la balanza de servicios, por su parte, Brasil registró un déficit de US$ 2.419 millones en enero, un 75 % superior al del mismo mes de 2016 (US$ 1.383 millones), impactado principalmente por el aumento de los gastos de los turistas brasileños en el exterior (US$ 1.578 millones).
Y en la cuenta financiera, los recursos que salieron del país destinados a bolsas e inversiones superaron a los que entraron en US$ 4.657 millones, con un aumento del 24,2 % frente al primer mes del año pasado (US$ 3.750 millones).

La inversión extranjera directa recibida por Brasil en enero, sin embargo, fue ampliamente suficiente para financiar el déficit de cuenta corriente.
La inversión extranjera directa en enero sumó US$ 11.528 millones, más del doble de lo registrado en el mismo mes del año pasado (US$ 5.455 millones).

El Banco Central calcula que los inversores extranjeros destinarán este año a proyectos productivos en Brasil US$ 75.000 millones, valor suficiente para financiar el déficit de cuenta corriente previsto para 2017.

Ello debido a que, con la economía brasileña aún sin despegar, no se prevé un fuerte aumento de las importaciones.

Brasil encadenó dos años consecutivos de recesión, con una retracción del 3,8 % en 2015 y una calculada en 3,5 % en 2016, lo que redujo significativamente la demanda por bienes y servicios del exterior.

Ante esa situación, el déficit del país en cuenta corriente cayó desde US$104.200 millones en 2014 hasta US$ 58.900 millones en 2015 y hasta US$ 23.500 millones el año pasado, el mejor saldo desde 2007.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia