Dólar Obs: $ 679,48 | -0,23% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.953,42
IPC: 0,00%
Hemyr Obilinovic, el nuevo hombre de la bolsa

domingo, 23 de septiembre de 2007

Azucena González San Martín
Enfoques, Economía y Negocios

Su familia se inició en los negocios con comercios asociados al salitre. Hoy dirige Grupo Coloso, con presencia en Chile y el exterior y con planes de crecer en el rubro inmobiliario. Con un magíster en geotecnia, Hemyr Obilinovic se inició en los negocios con una consultora, Geosol, hasta que en 1975 decidió emigrar a Brasil en busca de mejores perspectivas.



Antom y Katica, los abuelos de Hemyr Obilinovic, fueron parte de los numerosos inmigrantes yugoslavos que llegaron a Chile a principios del siglo XX, incentivados por el auge del salitre.

Venidos de la isla de Brac (Croacia), llegaron primero a Santa Fe en Argentina y luego a Antofagasta, donde instalaron un emporio de abarrotes dirigido a la clientela minera.

Milenko, uno de los hijos del matrimonio, decidió emigrar a los 14 años a la oficina salitrera María Elena, donde trabajó en una pulpería, hasta que los avatares de la Segunda Guerra Mundial lo hicieron regresar a Antofagasta.

Allí instaló un nuevo emporio, se hizo concesionario de la Sociedad Croata de Socorros Mutuos y operador de la pulpería de la minera Mantos Blancos, obteniendo el dinero necesario para mandar a sus hijos a la universidad.

Entre ellos, a Hemyr Obilinovic, el cuarto de sus 6 hijos, quien recuerda que para cursar ingeniería civil en la Universidad de Chile -donde compartió aulas con Hernán Büchi, Juan Carlos Latorre y Carlos Hurtado- se hospedó en Santiago en una casa de pensión ligada a la familia Dragicevic, el clan del ex timonel de Colo Colo.

Con un magíster en geotecnia, Hemyr Obilinovic se inició en los negocios con una consultora, Geosol, hasta que en 1975 decidió emigrar a Brasil en busca de mejores perspectivas.

Trabajó para una compañía francesa en Sao Paulo, desde donde participó en la construcción de variados proyectos industriales e hidroeléctricos.

Pese al éxito de esta apuesta y con sus dos hijos nacidos en tierras brasileras, Shenko y Iara, Obilinovic decidió regresar a Chile en 1981, ad portas de la crisis de la deuda, situación que el empresario vio como una oportunidad para iniciarse en el negocio de la construcción: primero trabajando para el Serviu, "pero luego me di cuenta de que el negocio iba por el lado inmobiliario", recuerda, el punto de origen de las compras de terrenos con potencial inmobiliario, que ya suma un saldo de más 15 mil viviendas levantadas en la zona y un stock de terrenos que, según relata, es suficiente para desarrollar proyectos en los próximos 10 años.

De hecho, tras la puesta en marcha de Sierra Nevada, un proyecto de 850 casas que hoy está en su tercera etapa de desarrollo en Antofagasta, el empresario se apresta a iniciar en 2008 otro megaproyecto inmobiliario de US$ 60 millones en esa ciudad, de nombre Bonasort, que incluirá unas mil viviendas.

En paralelo, Obilinovic comenzó a hacer inversiones financieras, estudiando él mismo las oportunidades, en vez de dejar la decisiones a los corredores de bolsa.

Así surgió Grupo Coloso, la matriz donde también participa la sucesión de su hermano Uros y desde la que la familia tiene presencia en unas 10 compañías, incluido su brazo inmobiliario y otras firmas del rubro pesquero y energético en Chile y el exterior, donde los Obilinovic participan como inversionistas pasivos. El 6% de la chilena Invermar y una participación minoritaria que prefiere no precisar en Copeinca, la segunda mayor productora de harina de pescado en Perú, son ejemplos de esta diversificación.

Los ajetreos del comienzo
Por estos días, Hemyr Obilinovic está a full. Como uno de los principales accionistas de Fit Research Corredores de Bolsa, está planeando cada detalle de este estreno, en el que participa en sociedad con Francisco Montaner y Fit Research, liderada por Manuel Bengolea.

Entre ires y venires entre Santiago y Antofagasta -su ciudad de origen y donde aún maneja cuantiosas inversiones inmobiliarias-, Obilinovic se da tiempo para contar que ya tienen la ubicación de lo que serán las oficinas centrales de la compañía: el piso 22 de un moderno edificio en calle Magdalena, en pleno barrio El Golf.

Junto a su hijo Shenko Obilinovic Guzmán, también director y quien velará por el área administración y finanzas de la corredora, padre e hijo relatan que están concretando las autorizaciones ante la Superintendencia de Valores y Seguros y la Bolsa de Comercio para debutar con la compañía dentro de un mes, hacia la última semana de octubre (ver recuadro).

"Nos gustaría estar entre las cuatro corredoras principales"
"Este es nuestro sueño", dice Obilinovic para graficar el interés que siempre tuvo en montar una compañía de asesorías financieras, ocasión que se dio -dice- a los pocos días que supieron de la salida de Francisco Montaner de Euroamérica, a quien además de la plaza bursátil, conocían como compañero de liga deportiva de su hijo Shenko.

"En 10 minutos nos pusimos de acuerdo en las condiciones", dice Obilinovic, afirmando que la llegada de Manuel Bengolea con FIT Research al proyecto se dio a través de los contactos de éste con Montaner, ambos como panelistas de un programa de corte económico en radio Infinita.

"Nos gustaría estar entre las cuatro corredoras principales en el menor plazo posible", dice Obilinovic sobre las metas para la nueva corredora, mientras su hijo Shenko acota que en términos de participación de mercado esperan llegar a los "dos dígitos", medido en montos transados accionarios.

Con la nueva corredora, los socios quieren enfocarse al segmento clase media, el llamado inversionista retail, donde creen que existen amplias posibilidades de crecer en Chile, dada la aún escasa presencia, pero cada vez más creciente interés de las personas en incursionar como inversionistas en renta variable. A modo de dato, Obilinovic plantea que mientras en Estados Unidos más del 50% de las personas acostumbra a invertir en bolsa, en Chile las cifras son muy inferiores, rondando sólo el 20% a 25% de penetración.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia