Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.029,86
IPC: 0,20%
Parque Nacional Torres del Paine:

Científica chilena halla ictiosaurio con embriones en su interior

miércoles, 01 de febrero de 2017

Alexis Ibarra O.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Cinco fósiles de esta especie se encontraron en la expedición 2017 al Glaciar Tyndall.



"Una hembra de ictiosaurio con cinco embriones de gran tamaño en su interior. Los embriones están en 'posición de parto'; es decir, con la cabeza hacia la parte superior de la madre y la cola hacia la parte posterior. Uno de ellos, incluso, está saliendo de la cavidad uterina". Así describe su hallazgo la chilena Judith Pardo, paleontóloga del Museo de Historia Natural de Stuttgart, Alemania.

El descubrimiento, por la calidad de los restos, se asemeja al realizado anteriormente en la localidad de Holzmaden, en Alemania, donde se encontró también a varias hembras dando a luz, todas ellas correspondientes al período Jurásico.

Pero el de Chile tendría un valor científico adicional: corresponde al Cretácico, período que se extiende desde unos 136 millones de años hasta 65 millones de años, donde el material fósil es más escaso. Se trataría del segundo parto de ictiosaurio que se ha encontrado de ese tiempo, tras uno hallado en Canadá.

Junto a Isaac Gurdiel y Jone Mungia del Pozo, estudiantes del magíster en Ciencias Antárticas de la U. de Magallanes, Pardo realizó una expedición entre el 9 y el 13 de enero al glaciar Tyndall, ubicado en el Parque Nacional Torres del Paine. Fue duro: una caminata de 27 km en medio de una lluvia densa, condiciones que les permitieron trabajar solo dos días en terreno.

Eso fue suficiente para encontrar cinco fósiles de ictiosaurios articulados, cuatro de ellos virtualmente completos. Entre estos, un individuo juvenil que preserva elementos de la cintura pectoral. "Es importante, porque permite verificar una nueva especie que hemos descrito y de la cual tenemos otros siete individuos en esta localidad", dice Pardo. La investigación sobre esta especie será publicada este año.

En Tyndall convivieron distintas especies que compitieron por hábitat y alimento. "Hay individuos de 9 metros y otras especies cuyos ejemplares adultos no sobrepasaban los 4 metros. Hay especies con dientes y otros sin, lo que indica un distinto tipo de ingesta. También hay con espinas dorsales y vértebras grandes, lo que les ayudaba a nadar a mayor profundidad y así no competir con especies más pequeñas", aclara Pardo.

El glaciar Tyndall ya es considerado como la localidad fosilífera más importante del mundo para el Cretácico. "Hemos prospectado un área de 12 km y descubierto 51 individuos, la mayoría de ellos completos y articulados. Tenemos al menos tres especies nuevas que deben aún ser publicadas", aclara la paleontóloga.

En Tyndall aún queda mucho por explorar. "La formación Zapata, donde hemos encontrado los restos, se extiende por varios kilómetros. Sin duda, encontraremos más a medida que el hielo se vaya retirando; algo malo, pero bueno para nosotros", concluye Pardo.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia