Dólar Obs: $ 792,69 | -0,12% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.662,81
IPC: 0,10%
Inti Núñez, en su última semana en Corfo, luego de tres años en la entidad:

"La masa crítica está, ahora hay que cambiar a los que deciden y cómo se decide la inversión"

lunes, 23 de enero de 2017

Pablo Tirado
Innovación
El Mercurio

El gerente de emprendimiento de la estatal se radicará en Concepción. Está convencido de que para que Chile logre el desarrollo a través de la innovación, hay que plantearla como una política país.



El próximo 18 de marzo, el gerente de emprendimiento de Corfo, Inti Núñez, cumpliría tres años en el cargo al que llegó en 2014 como parte de la administración liderada por Eduardo Bitran.

Sin embargo, este viernes 27 será el último día del ingeniero agrónomo a la cabeza de una de las divisiones más relevantes del organismo estatal, de la que dependen, por ejemplo, el Programa Semilla y Start-Up Chile.

Sentado en su oficina en el séptimo piso del edificio de la Corfo, en pleno centro de Santiago, Núñez explica que su salida se debe netamente a temas personales. De hecho, explica que quizás uno de los más gravitantes es que surgió la posibilidad de un nuevo trabajo en la Universidad de Concepción, algo que le permitirá regresar a la ciudad penquista -de donde es originario-, un deseo que conservaba desde hace tiempo. "Hoy tengo la sensación de que he concretado lo que tenía que hacer. Nos ha ido muy bien, hay un gran equipo en la gerencia de emprendimiento y yo siento que ya mi agregación de valor no es tanta, en el sentido de que lo que veníamos a hacer está bastante orientado ya y hemos marcado una gran diferencia", comenta.

Sobre su sucesor en la institución dice que no hay claridad, básicamente porque durante la actual administración la Corfo adscribió al sistema de Alta Dirección Pública (ADP), por lo que una vez que deje su cargo vacante, se activará un proceso abierto para reemplazarlo.

Mientras eso ocurre, es probable que algunas de sus tareas recaigan en Tadashi Takaoka, subgerente de financiamiento temprano de la Corfo, quien lo ha subrogado en oportunidades anteriores.

En estos casi tres años, Inti Núñez dice que su principal desafío fue consolidar y masificar el trabajo que se venía realizando. "Cuando uno piensa en tres años, puede estar pensando en un montón de tiempo, pero lo cierto es que en política pública, es bastante corto. El primer año trabajas con un presupuesto que no armaste tú; el segundo año tuvimos que cambiar todos los instrumentos y modernizar la parrilla de instrumentos, pero además juntar equipos y luego ir a regiones a que se entendiera la política que estábamos proponiendo, y ya al tercer año corresponde asentar lo que tú vienes haciendo", explica.

Con todo, enfatiza en que el mayor logro -y también desafío- de su gestión fue "crecer al doble", pasando de un gasto en proyectos que en 2013 era de $15 mil millones y que al final de su gestión llega a $30 mil millones.

En la vereda contraria, Núñez dice que le hubiese gustado dejar más avanzado un proyecto de plataformas de información que busca modernizar los procesos de rendición de cuentas de los emprendedores con la Corfo.

-¿Le parece adecuada la exclusión de la innovación del proyecto del nuevo ministerio de Ciencia y Tecnología?

"Soy de los que defienden la medida. Que ciencia y tecnología tengan un correlato al lado con la producción, por así decirlo. En todas partes donde se ha dado un buen avance de la ciencia y la tecnología dentro de la estructura económica, tú tienes que tener un buen sistema de generación de ciencia y tecnología, un buen sistema de generación de conocimiento. Pero también un buen sistema ligado a la producción, donde tú vayas pasando esas innovaciones al campo productivo. Hay países que han optado por algunos ministerios y que luego han retrocedido con los ministerios (...) Yo diría que no es malo que en la innovación se mantenga como una fuerza grande en el tema productivo y que la ciencia tenga su espacio, que vayan en carriles paralelos".

-¿Cree que dadas las condiciones actuales (baja inversión en I+D y bajo crecimiento), Chile pueda alcanzar el desarrollo a través de la innovación?

"Soy optimista. Creo que hay indicadores que dicen que Chile tiene una historia de inversión en innovación, algunos procesos están alcanzando masa crítica y conocimiento tal que los inversores están más dispuestos a invertir".

"Ahora, esto depende de medidas, de políticas. Cuando uno ve por qué los países crecieron en inversión en innovación, no lo hicieron porque un día se dieron cuenta de que la innovación era mágica; crecieron porque hubo variables críticas políticas. La innovación tiene que ser una variable política, tienen que crecer los programas orientados por visión; es decir, definir grandes tareas país y salir a contratar por años, cosas que ayuden a superar esas tareas".

"Eso implica que seamos capaces de conversar formas de inversión que sean de mediano plazo, que sean grandes, que sean estructurales. En ese sentido, ahí es donde están los quiebres. Ya la masa crítica está, pero ahora hay que cambiar a los que deciden y cómo se decide la inversión. Por una parte, hay que ponerle misión a la inversión y hay que ponerle métricas y, por otra parte, los órganos inversores tienen que dejar de enamorarse del concreto y de los fierros. Chile tiene todas las condiciones para hacerlo bien, tiene que decidir hacerlo bien".

-¿Y por qué cree que esa decisión ha demorado tanto?

"Porque a Chile le fue muy bien en los 90 con una manera de crecer, y ¿qué es lo que le pasa a un equipo cuando le va muy bien con un grupo de jugadores? ¡No los quiere jubilar! Pero las señales de productividad te están diciendo que pagamos muchas cosas en sustentabilidad que no eran tan claras y ahora que hay que cambiar el modelo, pero cuesta, porque nos fue muy bien. Pero yo creo que llegó el momento, por lo menos veo que hay conciencia y que, por debajo, se ven buenos índices de lo que puede hacer Chile en los próximos años en innovación".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia