Dólar Obs: $ 806,32 | -0,79% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.716,52
IPC: 0,00%
Teatro Municipal de Santiago, elenco estelar:

"Traviata", ovacionada a sala repleta

viernes, 19 de agosto de 2016

Andrés Yaksic
Cultura
El Mercurio




Es grata una segunda mirada a esta Traviata, principalmente por la elegante escenografía y el vestuario Segundo Imperio de Pablo Núñez, con finos detalles. Al abrirse el telón para la fiesta de Flora, el público rompió en aplausos ante el salón con imponentes columnas, grandes candelabros y cinco espejos frontales inclinados hacia el proscenio que van reflejando sutilmente la acción. Una excelente iluminación (Ricardo Castro) completa una estética coherente que es punto alto de esta propuesta. La dirección de escena, en cambio, no lo es, y queda más bien a la suerte o talento de cada solista -algo particularmente riesgoso en una obra como esta-.

Buen debut en Santiago de la soprano argentina Jaquelina Livieri, quien construye el rol protagónico de manera muy convincente, en plena y creíble compenetración con la trama. Bello timbre, potencia y agilidad, gran expresividad vocal, y sabe matizar constantemente la línea de canto. El material vocal existe en abundancia, y sus recursos podrían ser potenciados aún más por un trabajo adicional de la respiración y ascensión y proyección del agudo. Giorgio Germont estuvo a cargo de su compatriota Omar Carrión, bien conocido entre nosotros desde su debut en 2001. Escénica y vocalmente seguro, el barítono logra momentos muy interesantes en su confrontación del segundo acto. La asunción del rol de Alfredo por el tenor chileno Carlos Moreno Pelizari es ciertamente prematura: volumen que no sobrepasa la orquesta, timbre incoloro, línea de canto inexpresiva y sin mayor desenvolvimiento escénico.

Con gran desplante teatral y vocal, la soprano chilena Andrea Aguilar pinta un excelente retrato de Flora. Al igual que en el elenco internacional, todos los comprimarios del estelar -el barítono Pablo Castillo (Douphol), el bajo Eleomar Cuello (D'Obigny), la soprano Jessica Rivas (Annina), el tenor Gustavo Morales (Giuseppe), el barítono Patricio Álvarez (sirviente) y el bajo Cristóbal Gutiérrez (mensajero)- son inobjetables. El tenor Francisco Huerta introduce algunos elementos ocurrentes al rol de Gastón, y el Doctor Grenvil del bajo David Gáez sugiere una interesante disponibilidad vocal.

El coro se mostró sólido, por sobre lo realizado en el estreno internacional. Gran trabajo del maestro Pedro-Pablo Prudencio, quien dirigió con interesantes dinámicas y sentido de italianità .

Pese a las descomedidas toses que estropean cada pasaje en piano , el público disfrutó mucho esta función y la premió con entusiastas aplausos. Efectivamente, ambos elencos tienen elementos valiosos que merecen apreciarse.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia