Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.027,99
IPC: 0,20%
Brecha de género Consejos

En qué deben fijarse las mujeres a la hora de negociar

domingo, 14 de agosto de 2016

Pamela Carrasco T.
Clasificados Económicos
El Mercurio

La brecha salarial entre hombres y mujeres persiste a pesar de la atención que el tema ha recibido a niveles internacionales. Expertos entregan consejos que deben aplicar todas las mujeres cuando buscan negociar mejoras en sus puestos de trabajo.



En Latinoamérica, al igual que en el resto del mundo, la brecha salarial entre hombres y mujeres persiste a pesar de la atención que el tema ha recibido a niveles internacionales. Y aunque hoy en día muchos tratan de adjudicarle la responsabilidad al gobierno y/o a las compañías hablando de la falta de regulaciones que nos lleven a la igualdad, Olivia Jaras, fundadora y CEO de Salary Coaching for Women, dice que la realidad es que las mujeres también son parte del problema.

"A nivel mundial, la brecha es más grande de lo que debería ser porque nosotras tendemos a valorarnos menos comparadas con los hombres. Luego de ayudar a mujeres en todo el mundo a negociar, es evidente que -a nivel mundial- la mujer es mejor negociando por otros que por sí misma", dice la especialista.

A su juicio, existen varias razones para esto, pero con base en lo que ha podido observar con sus clientas, ante una negociación predomina el miedo (bastante real) de cómo serán percibidas.

"Las mujeres tenemos un sentido de intuición muy desarrollado. Nosotras intuimos -correctamente- que si un hombre pide directamente un aumento de sueldo es totalmente aceptable, pero si nosotras tratamos de negociar directamente, somos percibidas como presuntuosas, complicadas y atrevidas", dice.

Y agrega que no es tan aceptable socialmente ver que una mujer negocie por sí misma y nos "place" más el verla velando por el bien de otros (familia, amigas, causas, etc.).

Olivia Jaras dice que el primer error grave que cometemos es valorarnos simplemente buscando una cifra gratuita en internet. "Si no puedes contratar a alguien, revisa por lo menos tres sitios gratuitos y además habla con al menos dos personas que hagan ese mismo trabajo y ojalá al menos un hombre", dice.

Además, en vez de negociar como hombre (o sea directamente), es preferible hacerlo como las mujeres mejor sabemos hacerlo, creando un sentimiento de inclusividad. "Un hombre puede llegar y decir fríamente 'quiero que me paguen x porque eso es lo que valgo', pero mujer tiene que decirlo de otra forma para ser igual de persuasiva. Por ejemplo: 'Me encanta el trabajo que están haciendo aquí. El equipo es muy eficiente y la estrategia muy bien implementada yo quiero ser parte de esto, creo que puedo contribuir al crecimiento de este equipo, pero necesito su ayuda porque el sueldo mínimo que puedo aceptar es x'. Lamentablemente, la realidad es que tenemos que suavizar el campo de una manera en que los hombres no tienen que hacerlo", dice.

También es fundamental no echar marcha atrás cuando haya un silencio. "Las mujeres tenemos la tendencia de ser las primeras en rellenar silencios incómodos con concesiones. Estos silencios están diseñados para hacernos caer y perder todo el empoderamiento que teníamos de entrada", dice.

LAS NEGOCIACIONES PUEDEN TENER RESULTADOS A LARGO PLAZO. UN "NO" AHORA NO QUIERE DECIR "NO" MÁS ADELANTE TAMBIÉN.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia