Dólar Obs: $ 672,41 | 0,02% IPSA 0,03%
Fondos Mutuos
UF: 27.553,34
IPC: -0,10%
Aseguradoras deben informar alza de los precios base de sus planes hasta el 31 de marzo:

Isapres que no subieron sus precios en 2015 tuvieron las mayores utilidades

sábado, 26 de marzo de 2016

René Olivares
Nacional
El Mercurio

Superintendente de Salud señala que parte del incremento del gasto tiene que ver con el aumento de frecuencia de uso y cree que es responsabilidad de las empresas buscar fórmulas para contener los costos.



Hasta el jueves 31 de marzo tienen plazo las isapres para informar a la Superintendencia de Salud cuál será el reajuste que aplicarán a los precios base de los planes de sus 1,8 millones de cotizantes para el período julio 2016-junio de 2017.

Y en la industria ya hay expectación por lo que será un nuevo reajuste sin que exista aún una ley de reforma para el rubro, pese a que desde todos los sectores coinciden en la necesidad de una modificación legal que establezca criterios claros para que las isapres modifiquen sus precios.

Bajo la ley actual, esta es una facultad exclusiva de las aseguradoras, lo que ha sido cuestionada por usuarios ante los tribunales. Y el Poder Judicial les ha dado la razón: el año pasado, unos 120 mil afiliados recurrieron en contra de sus isapres por el mismo reajuste que se conocerá en los próximos días.

Cambio de estrategia

Sin embargo, los expertos advierten que las isapres pueden haber cambiado sus estrategias de reajuste. Por ejemplo, Banmédica y Vida Tres (que pertenecen al mismo holding ) fueron las únicas de las cinco grandes empresas del mercado que decidieron no subir sus precios el año pasado, y, según los resultados financieros de 2015, son las que obtuvieron las mayores utilidades ($10 mil millones y $7 mil millones, respectivamente).

Así lo ha hecho también Masvida, que ha adoptado una política de reajustar solo cada cuatro o cinco años, y es la isapre que más ha crecido durante la última década, aunque en el último año tuvo problemas con sus resultados operacionales (cuando fue la que más reajuste aplicó a sus precios, un 6%).

El promedio de los reajustes del sistema en los últimos cinco años ha sido de entre 2 y 6% anual, y en 2015 fue de 3,2%.

Victoria Beaumont, directora ejecutiva de la consultora Altura Management, expone que "el escenario es complejo (...) El Ejecutivo insiste en descartar una legislación 'corta', y la legislación 'larga' ya tiene 17 meses de retraso".

Otro efecto de no reajustar, a juicio de los expertos, es que se evita la judicialización, que en 2015 les significó a las isapres desembolsos por $25 mil millones en costas.

Incentivo al sobreúso

Sí empujan al alza otros factores, como el aumento en la frecuencia de uso de los seguros de salud por parte de los usuarios. Es decir, cada vez la gente pide más consultas, exámenes y cirugías.

"Lo que hay es un incentivo al uso y sobreúso, y eso tiene un impacto financiero. Más que entrar a una discusión sobre si se justifica o no el alza de planes, debiéramos entrar a la discusión de fondo, que es hacer un cambio. Y en términos de precio, eso significa que existan mecanismos que den garantías de que las alzas son justificadas como en otros sectores", dice el director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Óscar Arteaga.

Similar opinión tiene el superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, quien es el regulador del sistema privado. "El ejercicio de la facultad legal de reajustar los precios está siendo cuestionado por los tribunales, vinculado a la incapacidad de las isapres de justificar el alza".

Pavlovic añade que "muchos de esos (aumentos en el uso) son responsabilidad de las isapres, que abandonan el rol de contención de costos. Parte del discurso de las isapres apunta a mirar que hay gastos que suben, pero la película completa es que parte importante del aumento de costo tiene que ver con el aumento de frecuencia, y lo que muestra ese indicador es que deben mejorar la inducción de la demanda", para contener los costos.

Pese a esto, los expertos dudan de la concreción de un proyecto de ley en el corto plazo. Por ejemplo, Beaumont afirma que "las dificultades técnicas y las restricciones presupuestarias hacen difícil alcanzar la meta de tener una propuesta coherente antes del 21 de mayo".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia