Dólar Obs: $ 669,42 | -0,72% IPSA 0,29%
Fondos Mutuos
UF: 26.622,40
IPC: 0,20%
Rodrigo Díaz, conferencista en el Foro Mundial de la Bicicleta:

"Santiago tiene todo para ser una gran capital ciclista"

viernes, 25 de marzo de 2016

AMALIA TORRES
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Acelerar la construcción de una red de ciclovías, pero también lograr un diseño urbano en el que autos y bicicletas convivan es clave. Con poca inversión, dice, ciudades como Talca y Curicó pueden volverse el equivalente a Ámsterdam en cuanto a transporte sustentable.



A Rodrigo Díaz no le gusta definirse como ciclista. Tampoco como peatón, ni como automovilista. "Pienso que se trata más bien de personas que van a pie, personas en bicicleta o personas en automóvil, según la ventaja que les da cada medio. Algunos trayectos yo los hago en auto, pero no lo uso para todo. El problema está en usar el automóvil para ir a comprar a la esquina".

Díaz, arquitecto chileno con un máster en planificación urbana del MIT, actual asesor de planificación y desarrollo urbano en México, y quien será uno de los conferencistas del V Foro Mundial de la Bicicleta ( www.fmb5.org ) que se desarrollará en Santiago entre el 31 de marzo y el 5 de abril, explica que en Latinoamérica el movimiento ciclista tiene una particularidad.

"La gracia es que ha habido una explosión sin haber políticas publicas detrás: hay una necesidad de la ciudadanía por moverse en bicicleta por las ciudades, pero esto no ha respondido a esfuerzos estatales por promocionarlo. De hecho, las políticas públicas siempre han ido detrás. En Santiago, oficialmente la bicicleta tiene un 3% de la participación modal, pero ¿qué se ha hecho? Hay bicicletas públicas, pero todavía no contamos con una red de ciclovías adecuada. En el resto de Latinoamérica la cosa es más o menos parecida".

-¿Qué se puede hacer en Santiago?

"Es una ciudad en la que está todo para que sea una gran capital ciclista a nivel latinoamericano. Es impresionante cómo ha aumentado el uso de la bicicleta, pero hay cosas por hacer. Si tenemos un plan de 952 km de ciclovías para el 2032, ¿por qué no implementarlo ahora? Si la infraestructura del ciclista es rápida de hacer y es barata. A su vez, es necesario usar medidas más agresivas para reducir el uso del automóvil y la motocicleta. Esto implica aumentar el costo económico de manejar, pero también una redistribución del espacio vial. Es decir, si los autos hacen el 50% de los viajes, ¿por qué usan el 80% de la superficie vial? Si hacemos una redistribución del espacio vial, seguramente haremos también más atractivo andar en bicicleta y en transporte público".

-¿La idea es poder combinar los distintos tipos de viajes?

"Exactamente. No hay que pensar en hacer el 100% del viaje en bicicleta. Si vives en la periferia, por ejemplo, un viaje ideal es llegar en tu bicicleta a una estación de metro, dejarla ahí, tomar el metro y el último tramo a la oficina hacerlo en bicicleta pública. O hacer el primer tramo en auto y dejarlo en un sector de poca demanda y luego subirse a la bicicleta".

-La bicicleta, además, es más accesible.

"Es un medio súper accesible. La bicicleta más cara cuesta un 10% del automóvil más barato. Lo importante es que esta equidad también se traduzca en la calle. El usuario de bicicleta o el peatón no pueden ser usuarios de segunda categoría. No les podemos seguir quitando espacio y dejarlos en condiciones de desmedro. Por eso el criterio de equidad en movilidad habla de la redistribución del espacio vial, para volverlo más democrático.

-¿Eso significa darles más espacio a las ciclovías?

"No todas las calles necesitan ciclovías. Lo importante es que la ciudad tenga una red de ciclovías, pero en las calles locales de tránsito reducido no necesitas un carril segregado. Ahí se puede compartir el espacio. Los automóviles pueden ir a una velocidad más reducida que permita visibilizar y compartir el espacio con los otros usuarios. Por otro lado, tenemos que seguir dando prioridad al transporte público: aumentar los carriles de circulación exclusiva.

-¿Qué ciudad es un ejemplo de uso de bicicleta en Latinoamérica?

"Siempre se habla de Bogotá y Santiago. Pero si me preguntas donde está el futuro, al menos en Chile, creo que podemos hacer de Talca, Curicó o Chillán el equivalente latinoamericano de Ámsterdam o Copenhague. Ahí la bicicleta tiene una participación de entre 5 y 10% del reparto modal. Son ciudades pequeñas que con un poco de inversión y buena voluntad pueden llegar al 30% de reparto modal, como en ciudades europeas".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia