Dólar Obs: $ 799,23 | -0,01% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 31.156,54
IPC: 0,80%
Bajas cotizaciones del metal reviven tensión entre accionistas de matriz de CAP:

Invercap inicia venta de activos inmobiliarios por desplome del acero

domingo, 13 de marzo de 2016


Economía y Negocios Domingo
El Mercurio

Dos pisos del edificio del Pacífico, en Las Condes, saldrían al mercado. Hay otros inmuebles en carpeta. Valeria Ibarra



Ni un metal tan duro como el acero ha salido indemne de la crisis de los commodities . El descenso que acumula este metal ha afectado las ganancias del grupo chileno CAP, que bajó sus utilidades en 96,1% en 2015 respecto del año anterior. En este escenario, su matriz Invercap explora vender distintos inmuebles; entre ellos, los dos pisos que posee en el edificio del Pacífico, en avenida Andrés Bello, así como propiedades en su antigua sede de calle Mac Iver, para hacer caja y enfrentar el difícil momento.

El holding tomó contacto con Colliers International para poner en el mercado distintas propiedades en las comunas de Santiago y Las Condes, así como otros activos.

En medio de esta delicada coyuntura, accionistas de CAP e Invercap han planteado la opción de fusionar estas compañías, para simplificar la estructura y tener activos más líquidos. Pero las desavenencias de los distintos grupos han salido a la superficie, abortando esta opción.

"La familia", el grupo detrás de De Andraca

Durante 26 años, el poder en CAP y su matriz Invercap ha estado en manos de Roberto de Andraca, presidente de ambos directorios desde 1990. Este histórico "hombre de acero", que entró en la empresa recién egresado de ingeniería comercial de la Universidad de Chile, cumple 82 años en julio, y surge en el mercado la pregunta de quién será su sucesor.

Roberto de Andraca no es el mayor accionista individual ni de CAP ni de Invercap. A través de su sociedad South Pacific Investment, posee solo el 2,66% del holding, y en la firma acerera su participación es mucho menor. En CAP, los accionistas son Invercap (31,32%), Mitsubishi (19,27%), Fundación CAP (2,21%) y distintos accionistas institucionales.

El poder se disputa aguas arriba de la firma de acero, en Invercap. Allí el principal socio es Juan Rassmuss Echecopar, con Inversiones Hierro Viejo (38,67%), seguida de la Fundación CAP (9,51%), entidad presidida por Eduardo Frei Bolívar, un histórico gerente de CAP, y dirigida por Ruth Navarrete, la hija de uno de los más estrechos colaboradores de De Andraca, Eddie Navarrete Cerda.

En términos de participación accionaria, a ellos les siguen en Invercap una serie de sociedades de inversión, con una característica común: como tienen menos del 10% de la propiedad, no están obligados a reportar quién es el accionista final. Y en esas firmas -dicen fuentes de las empresas CAP- hay dos grupos diferentes, pero que actúan con un pacto implícito de apoyo a Roberto de Andraca.

Uno de ellos es denominado dentro de CAP como "La familia", y lo conforman ejecutivos que partieron con el histórico presidente de la empresa cuando ésta era estatal. Se trata de figuras como Eddie Navarrete, Eduardo Frei Bolívar y la sucesión de Jaime Albildúa, entre otros socios. Según comentan en el sector, sociedades ligadas a ellos tendrían cerca del 20% de la propiedad.

El otro grupo poderoso lo conforman las firmas de inversión de Fernando Reitich Sloer, máximo ejecutivo de CAP, y sus hermanas Paula y Sandra. Estas sociedades sumarían poco más del 10% de la propiedad de Invercap.

Hasta hace seis años, el juego de poderes en CAP e Invercap había derivado en un equilibrio entre De Andraca y Rassmuss, situación que duró varias décadas. Ambos estaban en los directorios de las dos empresas, claro que el primero como presidente. Pero esta situación cambió en 2010, cuando el empresario peruano decidió salir por diferencias en la gestión de los negocios; en concreto, por la entrada de Mitsubishi -que tiene el 19,27% de CAP- a la filial Compañía Minera del Pacífico, uno de los activos más valiosos del grupo.

"Desde entonces -dicen conocedores del proceso-, Rassmuss no tiene directores que lo representen en CAP, y solo en Invercap". En esta última firma salieron con los votos de Rassmuss su hijo Juan, así como su colaborador Fernando Harambillet, quien es el vicepresidente, y el profesional de nacionalidad alemana Stefan Jochum.

Reitich, el hombre de consenso

Fernando Reitich -dicen en el grupo acerero- cuenta tanto con el apoyo de "La familia" como de Juan Rassmuss, e incluso hay quienes lo consideran el sucesor natural de De Andraca como presidente de CAP e Invercap.

"Es la bisagra que une a los distintos grupos", resume un alto ejecutivo de la empresa. Asumió hace tres años, tras la repentina muerte de otro "histórico", Jaime Charles, a quien sucedió en el cargo. Es doctor en matemática, trabajó en docencia e investigación en Estados Unidos, y ha sido director de CAP desde 2009. "Es creíble, porque ha sabido navegar en el período más difícil que ha enfrentado CAP en los últimos 20 años", dice un colaborador.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia