Dólar Obs: $ 669,88 | -0,43% IPSA -1,42%
Fondos Mutuos
UF: 26.041,66
IPC: 0,20%
Mi receta para la productividad: "Felicidad y Emprendimiento"

viernes, 26 de febrero de 2016


El Mercurio

Alejandra Mustakis
Directora de iF y
Vicepresidente de ASECH

Este mes quiero proponer dos elementos para hacer de Chile un país más productivo y agilizar la economía nacional.El primero es que empecemos a hablar de felicidad dentro de las organizaciones, y no solo a hablar, si no a buscar la manera de hacer que nuestra gente sea más feliz, más plena, porque la gente feliz es más productiva, proactiva y creativa. Algunos dicen por ahí que, y yo lo comparto, “la felicidad, es la nueva productividad”.

Y es que en nuestro país el 75% de las personas trabajan por debajo de sus capacidades, ya que no se sienten motivadas; 54% no está feliz con lo que hacen, la tasa de deserción en Chile es la más alta de sur América con un 25%, porque sólo un 13% de los trabajadores se siente comprometido con su trabajo; según datos de Gallup studies y KPI Estudios.

Sumado a esto, los millennials serán y ya son una fuerza de trabajo que viene con el chip de lo instantáneo, buscando siempre desafíos y sorpresas, no están dispuestos a tranzar que su vida no tenga sentido y que el trabajo sólo sea una manera de generar ingresos. Los jóvenes están exigiendo cada vez más.

Por todo lo anterior, hoy en día es fundamental entender este tema como vital, clave y estratégico en la empresa y como una de las tareas más importante de cada jefe de área, así como de los dueños de las compañías. Trabajar pensando en el bienestar de nuestras personas y aún más ideal sería si llevamos este pensamiento a Clientes y Proveedores. Y esto aplica a toda la empresa, porque de seguro dará muchos más beneficios, incluso en términos económicos, a que si se sigue buscando cómo bajar costos o comprar más barato.

Felicidad muchas veces suena a algo subjetivo o poco concreto, y así es, pero en esta era que estamos viviendo, todo lo técnico se puede aprender en internet y lo más importante es desarrollar personas. La felicidad tiene mucho que ver con la actitud, con la motivación y con sentirse importante, relevante en la sociedad y en mi trabajo, con desarrollar los talentos propios y con ellos encontrar la mejor manera de llevarlos a algo mayor, con estar y ser parte de una comunidad dónde me siento respetado, escuchado y dónde puedo contribuir a que esta comunidad funcione, crezca y sea mejor.

Esta actitud comienza por entender que cada uno tiene el poder de mejorar su entorno, relaciones y vida, así como la de otros. Por lo tanto, la capacitación más esencial tendrá que ver con esto que superficialmente llamamos “habilidades blandas”, y que creo que hoy debemos llamar “Habilidades Vitales”. Esta es la gran tarea de las organizaciones para retener a su gente, para atraer talento, para trabajar con personas entusiasmadas con lo que hacen y, por ende, tremendamente comprometidas, productivas, proactivas y creativas. Además, la felicidad es contagiosa.

Mi segunda propuesta para acelerar la economía es el Emprendimiento: Chile tiene hoy más de 1.800.000 emprendedores, pymes y microempresas y éstas representan cerca del 70% del total de empleo asalariado, sin contar el empleo no formal de las micro, lo que se traduce en el 15% del PIB nacional.

Independiente de que el número del PIB es algo en lo que debemos mejorar profundamente e impulsar desde todos los ámbitos, y no me cabe duda que, gracias a todas las iniciativas de los últimos años, así será, quiero llevar la atención al número de empleos que genera.

“70% del empleo” es matemática simple. Si somos capaces de hacer de Chile un país de emprendedores, podemos generar muchísimo más empleo, mayor dinamismo y oportunidades. Mientras más emprendedores tengamos, mayor variedad será nuestra oferta de productos y servicios escalables, y menor nuestra dependencia de mercados concentrados y de nuestras materias primas.

Es necesario que entendamos que el emprendimiento y la innovación son sinónimos de una mayor diversificación para llevarnos a una economía realmente competitiva y más diversificada. Y no sólo eso,también es la manera de genera más oportunidades. Porque apoyar desde todo ámbito a nuestros emprendedores y pymes es vital hoy para la economía nacional, desde leyes que las protejan y las fomenten; a que, como empresa cuiden a sus proveedores, que sean parte de desarrollar a otros, apoyar ideas, probar nuevos productos y servicios creados por los más diversos creadores del país.

Y desde los empresarios ylos capitales, que tomen riesgos, que crean y que se las jueguen, que apuesten en la gente, en talento, en todas las ideas locas y no tan locas en las que puedan. Tenemos que hacer de Chile el lugar ideal para que cualquiera pueda emprender y crecer.
A todos los emprendedores, pymes o los que quieran seguir este camino, algunos consejos: Busquen redes, pares, lugares de apoyo, escuchen a otros, capacítense y vayan por todas las oportunidades, trabajen sin parar y crean fielmente en sus sueños.

Acá les dejo algunos títulos que explican de muy buena forma la importancia de la felicidad en todo lo que hacemos. “Felicidad organizacional: cómo construir felicidad en el trabajo” de Ignacio Fernández, es un texto que explora qué debe hacer una organización para construir la capacidad estratégica de felicidad organizacional, por un lado; “The Happiness Advantage” de Shawn Anchor, por otro, que explica que el camino tradicional de buscar el éxito, para que éste lleve a la felicidad, está al revés y que las personas infelices son más propensas a fallar y; “Search Inside Yourself: The Unexpected Path to Achieving Success, Happiness (and World Peace)” de Chade-Meng Tan, libro que ofrece un método para aumentar la plenitud de mente, inteligencia emocional en la vida y en el trabajo, son muy buenos ejemplos para este caso. También deben leer “El líder que no tenía cargo” de Robin Sharma.

Y no puedo no mencionar a Consultora People First, experta en el tema y; la Academia de la Felicidad de IF, organizaciones que están educando agentes de cambio.

Y además recomiendo darse una vuelta por algunas charlas increíbles que abarcan todos los aspectos antes mencionados y nos muestran otra perspectiva de la productividad como la TED del psicólogo Shawn Achor, quien afirma que en realidad la felicidad sí nos hace más productivos.

Sobre emprendimiento hay mucho donde encontrar, pero por hoy recomiendo hacerse socio de Asech, donde hay todo tipo de información y guías para los emprendedores; leer innovación.cl, participar del Festival FIIS que se realiza todos los años y hacer que las cosas pasen.

Porque Chile vive hoy una época donde las reglas cambiaron, donde existe una nueva forma de hacer empresa, donde la colaboración y asociatividad son vitales. Las nuevas empresas ya no buscan sólo la rentabilidad económica, sino que un crecimiento más integral que abarque su entorno, partners, colaboradores y todos los públicos de su ecosistema, y para ello, el talento y las ideas son clave. Éstos en su conjunto, están moldeando al país, permitiendo que se vuelva más productivo. No paremos la rueda y terminemos por consolidar a Chile como una nación desarrollada y eficiente, con base en los servicios e ideas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia