Dólar Obs: $ 728,78 | 0,00% IPSA -0,42%
Fondos Mutuos
UF: 23.691,47
IPC: 0,80%
El grupo económico de más bajo perfil en Chile
domingo, 04 de febrero de 2007
Enfoques, Economía y Negocios

ALEJANDRO SÁEZ ROJAS
Patricio García, líder de la familia García Domínguez, acaba de vender su participación en Celfin Capital. Sus millonarias inversiones en bolsa lo sitúan como un consorcio relevante en el país, aunque a ellos no les gusta figurar ni ufanarse de su fortuna.
El refrán de que es preferible ser cabeza de ratón que cola de león no va con las inversiones de los García Domínguez.

Esta riquísima familia oriunda de la V Región es accionista minoritaria, pero importante dentro del conjunto de propietarios, en varias grandes empresas. Sólo por sus inversiones directas en compañías abiertas a la bolsa poseen un patrimonio a valor de mercado de US$ 165,5 millones.

Son socios de Angelini en Antarchile, participan en varias firmas ligadas al grupo Claro y cuentan con un porcentaje de empresas Carozzi, del grupo Bofill, a quienes están unidos por una relación de parentesco: Carmen García Domínguez esta casada con Gonzalo Bofill de Caso. Por todas sus redes, la Superintendencia de Valores y Seguros los clasifica como un grupo económico relevante en el país.

El líder indiscutido de este clan es Patricio García Domínguez (68), uno de los hombres con más directorios en Chile. Está en el consejo de Elecmetal, Navarino, Quemchi, Sudamericana de Vapores, Cristalerías de Chile e Industrias Alimenticias Carozzi (Iacsa). A estas sillas se suman las que tiene en La Española e Hispania, dos de los principales vehículos de inversión de la familia en bolsa.

"Muy buen jugador de naipes", cuentan sus amigos, ha sabido barajar con éxito la herencia que recibió de su padre, Patricio García Vela, quien fuera un reputado hombre de negocios de la V Región y accionista y presidente del Banco Español. Ahora ha emergido la tercera generación: el hijo de Patricio García Domínguez, del mismo nombre e ingeniero comercial de la Universidad Adolfo Ibáñez, está participando de los negocios.

Siempre ligados a la zona, García Domínguez es accionista de la Bolsa de Comercio de Valparaíso y ex director de la entidad. Fue propietario de una corredora en esta plaza bursátil regional, que luego cerró. Más tarde fundó, en Santiago, Gardeweg y García, antecesora de Celfin.

Su padre también creó la Compañía de Seguros La Española, que se fue transformando en una sociedad de inversiones. En negocios, García no toma grandes riesgos: "Son sumamente conservadores para administrar su patrimonio", cuenta un conocedor de la familia.

Su última movida
El más reciente negocio de García Domínguez fue vender su participación en Celfin Capital a fines de diciembre. Por el 13,7% recibió la suma de $1.300 millones. "No hay razones estratégicas detrás de esta enajenación, solamente se vencía un pacto de accionistas en que los otros socios de Celfin podían comprar", comentan en el mercado.

"Patricio García es de muy bajo perfil, de buen trato, ponderado, profesionalmente increíble, de mucho criterio. Si me preguntas por defectos, cuesta en realidad encontrarlos", cuenta un conocido suyo del mercado de capitales.

Contador general de la Escuela de Negocios de la Universidad Católica de Valparaíso, no es un director pasivo en las empresas en las que participa: "Se hace escuchar, tiene opinión y cuida el interés de los accionistas y sus inversiones", comenta un director de empresas. Los Bofill, por ejemplo, oyen atentos los consejos que él da para el funcionamiento de sus empresas".

Fue un alumno aventajado en la educación superior, y desde muy joven comenzó a trabajar con su padre. Parte de este camino estuvo marcado por el destino: se hizo cargo de las platas porque el resto de sus hermanos son mujeres que pertenecen a una generación menos dada a involucrarse en los negocios. Los integrantes femeninos de la familia son María Victoria, María del Carmen, Gloria y María Isabel García Domínguez.

Fanático de Wanderers
El clan tiene una vida muy sencilla en relación al patrimonio que poseen, aseguran fuentes que los conocen. Patricio es cinéfilo, "ve de todo", señalan, y gusta también de la comida.

Esta última afición lo llevó a abrir el restaurante "La Armandita", situado originalmente en la que era la casa de la familia de la V Región. Más tarde, lo vendió.

Deportista, es un fanático de Santiago Wanderers. A veces, gracias a su gran fortuna, le ha echado una mano el club de sus amores.

Paraíso en Maihue
Quienes conocen el fundo de Maihue cuentan que es una zona de gran belleza y potencial turístico.

Allá, los García Domínguez, en conjunto con la familia Flaño (Alvaro Flaño está casado con María Isabel) poseen un paño de 8.000 a 10.000 hectáreas, donde hay lago, altas cumbres y bosque Nativo.

En un principio lo explotaron para el negocio maderero, pero se dieron cuenta de que los costos no daban y que después de talar el bosque ya no les quedaría más patrimonio.

Por eso ahora es una propiedad básicamente ganadera bovina, administrada por Francisco Flaño García, hijo del matrimonio antes mencionado.

"Preferimos no explotar la madera para en el futuro quizá entrar en el negocio turístico, pero por ahora no hay ningún plan concreto", cuenta Flaño.

En todo caso, algunos jóvenes de la familia Flaño están estudiando turismo y podrían interesarse en un negocio familiar en el rubro.

Las acciones son el grueso del patrimonio
Sumando pequeños porcentajes se logra reconstruir parte de la riqueza bursátil de los García Domínguez.

Poseen una participación minoritaria en Antarchile, a través de Inversiones La Española. Su 0,88% cuesta según valor de mercado al día jueves de US$69 millones.

En Elecmetal poseen alrededor del 10,65%. Invierten directamente con La Española y Alonso de Ercilla. A valor de mercado, estas propiedades suman US$45 millones.

En Navarino participan directamente a través de Inversiones Alonso de Ercilla, Hispania, La Española, Cristóbal Colón, San Pablo y San Benito. El valor de las inversiones directas en Navarino (7,58%) suman poco más de US$12 millones.

En Marinsa, no figuran entre los principales accionistas directamente. Sin embargo, Navarino es el accionista más importante de Marinsa.

En Cristalerías de Chile están indirectamente por la propiedad que poseen en Elecmetal.

En la Sudamericana de Vapores están presentes indirectamente por la propiedad que Navarino tiene de Marítima de Inversiones.

En Quemchi poseen el 8,11%, lo que a valor de mercado suma US $15,5 millones.

Por último, sus inversiones en IACSA (matriz de Carozzi) se valorizan, según precio en bolsa, a US$ 23,2 millones.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia