Dólar Obs: $ 773,81 | -1,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.139,99
IPC: 0,80%
Proyecto de Jorge Gálmez en Puertecillo desata conflicto, e interesados alegan incumplimientos

domingo, 07 de junio de 2015

Economía y Negocios
El_Mercurio

Desacuerdo por la mantención de los caminos, los derechos de agua y garantías del loteo ubicado en la VI Región enfrentan a las partes. B.A.P.

Un nuevo conflicto está afectando al proyecto Punta Puertecillo, el exclusivo balneario que construye el empresario Jorge Gálmez en la costa de la comuna de Litueche, en la VI Región. Ya no son pescadores ni surfistas los que se oponen al loteo de 300 sitios ubicados sobre esta playa, famosa por sus olas. Ahora, hay al menos 90 interesados que reservaron lotes, que hoy reclaman por cambios que, aseguran, ha sufrido el proyecto.

Según ellos, fue el propio Jorge Gálmez quien les ofreció, desde el año pasado, comprar terrenos en un condominio. Su mercado objetivo eran jóvenes surfistas con buena situación económica y familias que veían en esta nueva playa una alternativa a la saturada costa central.

En tan solo 15 días, casi 100 personas firmaron reservas de terrenos por las que pagaron cerca de $30 millones por lote, cuyos valores de compraventa son de unos $250 millones cada uno. Sin embargo, hoy buena parte de ellos aseguran que la reserva la concretaron sin un folleto ni una especificación de por medio y, a medida que se fue haciendo realidad el proyecto, estiman que las cosas cambiaron.

El plazo para firmar las escrituras ya está fijado para el 30 de junio y este no cambiará, asegura el director de Inmobiliaria Pirigüines -la dueña del loteo Punta Puertecillo-, Enrique Prieto, quien desestima las acusaciones.

"Soy parte del grupo de 90 prominentes compradores que decidieron unirse para tener más fuerza frente al trato arbitrario y casi abusivo del señor Jorge Gálmez", dice Raúl Sigren, el único de la decena de consultados que dio su nombre y uno de los que contrataron al abogado José Tagle, del estudio Philippi, para que los represente ante la inmobiliaria.

En simple, estos interesados alegan que no les entregarán un condominio cerrado y que parte de la propiedad -un camino y estacionamientos al interior del complejo- será de uso público. Además, que deberán hacerse cargo de la mantención de una vía externa al loteo y que aún no tienen seguridad de contar con derechos de agua.

En este desacuerdo, cartas van y cartas vienen entre ellos y la inmobiliaria.

Caminos, agua y estacionamientos generan la polémica

Como los habitantes de Puertecillo y pescadores quería resguardar su acceso a la playa, la gestora del proyecto hizo un convenio con la Municipalidad de Litueche en la que otorga al uso público el camino principal interior del loteo, en circunstancias de que los interesados creían que iba a ser un loteo privado. Pero Enrique Prieto dice que esa promesa nunca existió. "Si fuera así, estaría en algún documento", retruca.

Junto con la calle, la inmobiliaria también entregó en comodato a la municipalidad los estacionamientos que están dentro del loteo, para que el municipio pueda cobrar por ellos. En la inmobiliaria explican que esta fue la forma en que consiguió que la municipalidad recoja la basura de Punta Puertecillo, proyecto que por estar en terreno rural, no tendría derecho a este servicio.

Pero en paralelo, la inmobiliaria creó la Administradora Punta Puertecillo, una sociedad que quedará formada por los propietarios del loteo y a la que traspasó todos los bienes comunes para que sean los futuros propietarios quienes se hagan cargo de la mantención de todo el proyecto.

Esta obligación de mantener vías incluyó el camino de acceso exterior, que es el que construyó Jorge Gálmez, que atraviesa sectores de su hacienda y es de uso público. Según Enrique Prieto, a Gálmez no le corresponde mantenerlo, pero los futuros vecinos del loteo tampoco quieren hacerlo.

"Los que van a usar el camino son ellos (los futuros compradores). Si ellos no quieren mantenerlo, que no lo mantengan. Verán cómo llegan", dice Enrique Prieto, y agrega que es un costo irrelevante de $30 mil por lote al año.

"Todo muy bien para las comunidades vecinas, pero con gran costo para los propietarios", reclama Sigren, quien añade que "en estricto rigor nos vendieron la idea de un loteo privado y en el camino nos lo cambiaron a uno público con mantenimiento privado".

Respecto al agua del loteo, en el documento de reserva de los terrenos dice que les entregarán derechos de agua, pero estos aún están en trámite. En la inmobiliaria dicen que saldrán pronto y que hicieron mucho más de lo comprometido, pues hicieron una instalación completa con pozo, estanque regulador, conducción subterránea y arranque para cada casa, dice Prieto.

Y si es que los derechos de agua no se aprueban antes de la firma de la compraventa, la inmobiliaria hizo un compromiso de suministrar de manera transitoria el agua a través de camiones aljibe o mangueras.

A los vecinos esta situación tampoco les da confianza. Dudan de la calidad del agua que se puede extraer tan cerca del mar y de la cantidad que les otorgarán por lote, pues estiman que les darían solo 50 m {+3} al mes a cada uno. En la inmobiliaria responden que serían más de 100 m {+3} , pero que, en todo caso, nunca han comprometido ninguna cantidad.

Otra preocupación de los interesados dice relación con la negativa de la inmobiliaria de dar garantía sobre estos bienes comunes que construyó, pues como ya están traspasados a la administradora, la gestora ya se desligó de toda responsabilidad ante fallas o problemas que puedan presentar.

LOS INTERESADOS PIDEN garantía sobre las obras comunes, como calles y sistema de agua. La inmobiliaria se niega, y traspasó los bienes a una administradora.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia