Dólar Obs: $ 662,09 | 0,06% IPSA -0,14%
Fondos Mutuos
UF: 26.663,31
IPC: 0,10%
Gratuitas, de pago o "freemium" tres formas de ganar dinero con el desarrollo de aplicaciones

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Consuelo Salamiá G.
Economía y Negocios online

Algunos piensan que con el boom de los smartphones las descargas de pago serán tan populares como mandar un mensaje de texto, mientras otros prefieren ser más cautelosos y optar por modelos de negocio gratuitos o "freemium", una mezcla de los dos.

Cuando Steve Jobs anunció que cualquier desarrollador del mundo podría crear aplicaciones para la App Store – la tienda de descargas de Apple –, Fernando Soto pensó que definitivamente ése sería su próximo negocio. A sus 20 años ya había incursionado en temas relacionados con la tecnología y tenía cuatro empresas bajo el brazo: de diseño, marketing digital y 3D. Pero esta era la oportunidad que estaba buscando hace años.

Abandonó una beca para estudiar en Stanford y junto a su socio fundaron Suika, una compañía dedicada exclusivamente al desarrollo de aplicaciones que revolucionaran el mundo de las descargas digitales. Actualmente tienen más de 1 millón y medio de descargas en sus cinco aplicaciones más populares, y alrededor de 40 solicitudes de cotización a la semana de empresas interesadas en estar en los móviles.

"Hasta el año pasado teníamos sólo cinco solicitudes de cotización al mes. Este año prendió de manera impresionante", recuerda Soto. Aunque en Chile la descarga de aplicaciones, música y juegos todavía es menor en comparación a otros países como Estados Unidos, la explosiva venta de smartphones en el país ha atraído a decenas de aficionados a la tecnología, como Fernando a desarrollar inventos que revolucionen el mercado tal como lo hizo Facebook y Angry Birds. Sólo el año pasado el popular juego registró 648 millones de descargas en todo el mundo, lo que significó ganancias por casi US$96 millones para los finlandeses (unos $48 millones).

De acuerdo al director general de contenidos y redes sociales de la agencia Cardumen, Eduardo Castillo la masificación de los smartphones van a hacer que las descargas sean algo tan habitual como mandar un mensaje de texto hace cinco años. Sin embargo, Fernando Soto piensa que las descargas pagadas no serán tan populares en el país. "En Sudamérica no es rentable. El mercado es muy chico, las personas están acostumbradas al pirateo", comenta.

En su compañía comenzaron cobrando entre US$ 1 y US$ 3 por aplicación ($500 y $1.500 respectivamente), pero rápidamente cambiaron el modelo porque se las pirateaban. En cambio, descubrió que si desarrollaba aplicaciones para empresas universidades podía obtener muchísimo más dinero.

Apostando por el modelo pre-pago
René Ramírez, fundador de Jappi, una compañía que desarrolla un sistema de mensajería similar a WhatsApp, tiene una mirada distinta del negocio. "Todo el mundo está pensando en teléfonos inteligentes, pero todavía son pocos", dice.
De acuerdo a sus cálculos, de los poco más de 500 millones de celulares que hay en Latinoamérica, sólo el 25% o 30% corresponden a smartphones.

Si a esto le sumamos que la mayoría de los móviles en el país son pre-pago, el mercado se acota muchísimo. Por lo general estos celulares tienen una navegación más lenta y no se pueden descargar muchas aplicaciones. Por eso en vez de apuntar sus fichas al mercado de los smartphones, René Ramírez decidió incursionar en las oportunidades del pre-pago.

Para eso desarrolló una aplicación similar a WhatsApp para los celulares pre-pago, que le permitiera a los usuarios chatear entre ellos de manera gratuita. ¿Cuál es el negocio? Jappi le compra a los operadores móviles la conectividad a Internet que los clientes de pre-pago no contratan y luego le ofrece a las marcas invertir en publicidad. Un margen de esas ganancias se quedan en su bolsillo. Actualmente 30 mil celulares de pre- pago tienen instalado Jappi a través de clientes de Movistar. Además tienen firmado un acuerdo con Entel y están tanteando terreno con operadores de Colombia y Perú, donde la cantidad de clientes potenciales alcanza los 70 millones.

En cuanto al tema de las descargas pagadas, el ingeniero piensa que la gente está dispuesta a pagar por aplicaciones en la medida que "a ti te agreguen valor". "Yo creo que ya se ha quebrado un poco esto de que quiero todo gratis. Si tú miras los reportes de cuál es la actividad que hay en términos de descarga, vas a ver que la gente en Chile está comprando aplicaciones, contenidos o canciones, en la medida que tenga un precio adecuado y sea fácil el proceso de conseguirlo", acota.

Por lo general los precios en la App Store, por ejemplo, oscilan entre los US$1 y US$3 por canción. Yerka Yukich, gerente general de IAB Chile, plataforma que se dedica a potenciar los medios digitales en Chile tiene una opinión distinta. "Lo que se está dando con mayor éxito en Chile y otros países de Latinoamérica es el contenido gratuito. En Europa y Estados Unidos donde hay mayor desarrollo de la cultura digital empiezan a batallar las descargas pagadas", comenta.

El modelo Freemium
Nicolás Palacios se hizo conocido con su popular juego del cerdito ePig Games. Sus ochos aplicaciones ya tienen 1.3 millones de descargas en todo el mundo, fue top one en 16 países e incluso fue promocionado por el mismo Apple en la categoría de "nuevos juegos". "Siempre todos discuten, piensan o quieren saber si la App Store es un negocio rentable", dice Nicolás. Su apuesta es optar un modelo "freemium", que combine descargas gratuitas y de pago.

Así, "solo tienes gratis el primero de cuatro mundos, si quieres seguir jugando los otros tres tienes que pagar US$1", ejemplifica Nico. Actualmente el 70% de los ingresos de la App Store provienen de este modelo. Nicolás Palacios cuenta que ahora están desarrollando su noveno juego para celulares y que si logran lanzarlo antes de fin de año, esperan terminar el año con 3 millones de descargas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia