Dólar Obs: $ 560,36 | 0,12% IPSA -1,18%
Fondos Mutuos
UF: 23.741,86
IPC: 0,80%
titulo destacado_1 destacado_2 destacado_3 destacado_4 boton
SECCIONES
DESTACADOS
El primer chileno en la Haute Coiffure Francaise
12.02.2007
Economía y Negocios, El Mercurio
Carola Zúñiga

Leyó medidores eléctricos, vendió libros puerta a puerta, trabajó como taxista, produjo eventos, fue locutor, relacionador público y finalmente se convirtió en un peluquero y empresario estrella. Así se podría resumir la vida laboral de Manuel Oviedo, quien con esfuerzo y emprendimiento logró sólo en cuatro años posicionar tres lujosas peluquerías, ser embajador de L" Oreal Chile y convertirse en el primer miembro chileno de la Haute Coiffure Francaise. Como si lo anterior fuera poco y el tiempo le sobrara está a cargo de realizar los cambios de "look" del área dramática de Canal 13.

"He trabajado en tantas cosas y no me arrepiento de nada. Finalmente llegué a la peluquería donde he logrado realizarme como persona, conocí por ella a mi esposa, y como profesional", dice Oviedo con sencillez.

Sus inicios
Hace exactamente 23 años, se ganaba la vida haciendo la voz en off en diversos desfiles de Fernando Pizarro, animaba el pub que en ese entonces tenía Checho Hirane y Miguelo en Las Condes y hacía algunas locuciones en la Radio Nacional. Poco a poco sus trabajos empezaron a declinar. "Checho y Miguelo habían cerrado el local, me llamaban menos para hacer locuciones en desfiles. Como que las puertas se me empezaron a cerrar", cuenta.

Todo le indicaba que debía cambiar de rumbo. Fue entonces cuando, impulsado por su hermana, ingresó a estudiar peluquería. "Llegué al mismo instituto donde estaba estudiando mi hermana y tomé el curso más rápido que tenían", cuenta entre risas, pues se define como un hombre que "quiere las cosas para ayer".

Al egresar comenzó a trabajar en una galería que estaba ubicada en Merced 839. "Nunca me voy a olvidar de la peluquería de José Daniel, un gran amigo y mi primer jefe", dice con un dejo nostálgico. Posteriormente decidió instalar un salón junto con su hermana en Maipú, le comenzó a ir muy bien "pero la dueña del local que arrendábamos nos canceló el arriendo para seguir ella con el negocio", explica. Volvió a probar suerte en producción, participó en el show de XuXa en el Estadio Nacional y como relacionador público en una clínica médica.

Pero a pesar de los múltiples trabajos que desempeñaba, la peluquería seguía siendo su pasión. "Tenía una cartera de 120 familias que atendía en sus casas en la noche", dice.

Fueron precisamente esos clientes los que marcaron su regreso a la peluquería. Comenzó a viajar para perfeccionarse a París, Berlín, Buenos Aires y Londres.

"Me desarrollé a full y decidí emprender mi propio negocio", recuerda Oviedo.

Fue así como el 11 de diciembre de 2002 nació su primera peluquería. "Partimos en un local muy pequeño que ahora tiene 280 metros cuadrados y pasamos de tener un equipo de seis colaboradores a cerca de cuarenta", dice.

A toda máquina
A poco andar su espíritu emprendedor lo posicionó como embajador de L"Oreal en Chile y le abrió las puertas de las áreas dramáticas de Megavisión y Canal 13, con los que trabaja actualmente.

"A mí me entregan un resumen de la historia y una breve descripción de los personajes con fotografías y sus nombres", explica sobre su trabajo en teleseries como Machos, Brujas, Gatas y Tuercas y Charly Tango.

Este año nuevo le dijeron a Manuel "ojalá que este año sea tan bueno como el 2006". Sus ojos se humedecieron y pensó que la vara ha quedado alta.

El año que recién pasó inauguró su segundo salón en Ripley del Portal la Dehesa, terminó su tercera peluquería a la salida de los canales de televisión y fue seleccionado para integrar las grandes ligas de la peluqueria mundial.

Fue en un viaje de perfeccionamiento a París cuando el presidente de la Haute Coiffure Francaise, Alain Villiers, lo nombró miembro de la institución. "Me fui a negro", dice.

La invitación no solo lo convierte en el primer miembro chileno de la connotada agrupación, sino que además le entrega la misión de traer dicha asociación a Chile transformándolo en el tercer país latinoamericano, junto con México y Brasil, que forma parte de esta exclusiva red.

Para que se haga una idea, la Alta Peluquería Francesa está presente en 36 países y agrupa a 1.500 salones de peluquería. Sus miembros son considerados artistas de primera calidad y líderes de empresas que han dejado huella y se han ganado la lealtad de la clientela gracias a un buen servicio.

Es por eso que para este "self made man" la invitación es un honor y a la vez un inmenso desafío. "Esto significa que vendrían a Chile los mismos maestros con los que muchos peluqueros nos perfeccionamos en el extranjero, se traerán las grandes colecciones europeas y permitirá que la profesión se desarrolle en Chile", explica.

Justamente profesionalizar la peluquería es uno de sus sueños más importantes. "En Chile cualquier señor que se gana la lotería piensa en instalar una peluquería y no tiene idea del tema. Eso no está bien, hay que hacer un trabajo fuerte para que la gente que ingrese a estudiar peluquería no lo haga porque no tiene otra opción sino porque realmente le gusta", dice.

Otro de sus desafíos es descentralizar la peluquería. Para ello viaja a realizar presentaciones a regiones donde ha encontrado gente entusiasta que ama la profesión pero no ha tenido la posibilidad de emprender.

¿Cuál es el mejor consejo para emprender? Oviedo responde sin dudar: atreverse a soñar.

Eso fue lo que le dijo a un peluquero de Reñaca en un curso que hizo en esa ciudad. "Viaja. Así como te endeudas para comprar un auto invierte en perfeccionarte".

Justamente en uno de sus últimos viajes a París se encontraron cenando en una de las embarcaciones del río Sena. Entre abrazos el peluquero viñamarino le agradeció el consejo que hace unos años le había dado y le contó que estaba terminando de pagar un crédito y que iba a pedir otro para remodelar su peluquería.

Oviedo aun recuerda emocionado ese momento, toma un trago de agua para evitar que se le derramen las lagrimas. "Son las cosas que a ti te llenan", dice. Porque la mejor receta para emprender son las ganas, amar lo que uno hace y lanzarse al río.


 Imprimir Noticia  Enviar Noticia