Dólar Obs: $ 563,76 | 0,37% IPSA -0,18%
Fondos Mutuos
UF: 23.729,25
IPC: 0,80%
titulo destacado_1 destacado_2 destacado_3 destacado_4 boton
SECCIONES
DESTACADOS
Empresas familiares
23.11.2006
Economía y Negocios Online

Las empresas familiares son una figura societaria muy común debido a que permiten optimizar la carga tributaria, manejar mejor los ingresos familiares, y minimizar el impacto del impuesto de herencia y donaciones, entre otras ventajas.

Sin embargo, si decide asociarse con su cónyuge, su hermano o sus hijos, es necesario conocer las principales implicancias, limitaciones y beneficios de este tipo de empresas, como lo verá a continuación.

Impuestos
La carga tributaria que afecta los ingresos de un grupo familiar se puede organizar mediante la constitución de una sociedad a través de la cual una familia puede desarrollar sus actividades empresariales.

La constitución de una sociedad puede implicar una optimización de la carga tributaria porque las utilidades de las sociedades están afectas al impuesto de Primera Categoría, que tiene una tasa de 17%.

En cambio, los ingresos que obtienen las personas naturales por actividades desarrolladas en forma independiente pagan el impuesto Global Complementario, que tiene tasas progresivas desde el 0 al 40%.

Por ejemplo, un ingeniero casado con una arquitecta pueden formar una sociedad de responsabilidad limitada. Esto les permitiría que los ingresos totales por sus servicios profesionales estén afectos a impuesto de Primera Categoría, como cualquier sociedad, y que sólo paguen el Global Complementario cuando retiren dinero de la compañía para sus gastos personales de vida, explica Rodrigo Hernández, abogado de Ernst & Young.

En cifras, si la sociedad recibe $100 de ingresos por sus servicios, deberá pagar el impuesto de Primera Categoría (17%) por esos $100, equivalente, en este caso, a $17.
Justificar el ingreso de los hijos
Si desea que los hijos ingresen a la sociedad, se debe justificar como entran, debido a que tendrán que realizar un aporte en dinero o comprar acciones, dependiendo de la sociedad. En general, se utiliza el pago de la adquisición a plazo, por ejemplo, con las propias utilidades que les corresponden pueden ir pagando.


Si sólo necesitan $50 para vivir, y tienen la misma participación en la empresa, cada uno deberá pagar el Global Complementario por los 25 que retire. Sin embargo, debido a que la sociedad pagó un impuesto del 17% por el total de las ganancias, parte de ese impuesto podrá utilizarse como crédito contra el impuesto que deberán pagar las personas.

Los $50 restantes de los ingresos totales de la sociedad podrían utilizarse para los gastos propios de la empresa, como el sueldo de la secretaria, compra de computadores, financiar un seminario, etc. Estos desembolsos serían gastos de la sociedad que se podrían rebajar de futuros ingresos, lo que también permite disminuir la carga tributaria, comenta Hernández.

En cambio, añade, si los servicios fueran prestados por los socios directamente, asumiendo que los ingresos son generados por partes iguales, cada socio habría tenido que declarar en su Global Complementario $ 50, aun cuando destinen en conjunto $50 a ahorro. Si los socios están en una tasa de Global Complementario superior a la tasa del impuesto de Primero Categoría, esto sin duda presenta una desventaja.

Estructura de las empresas familiares
El abogado de Ernst & Young explica que la estructura que escoja una familia para conformar una empresa depende de la realidad de cada familia, de los fines que persiga, de los miembros que la compongan y de sus proyecciones (Permitir el ingreso de terceros, etc.)

"La mayoría de las empresas familiares parte como sociedades de responsabilidad limitada, porque son las más fáciles de administrar; se puede aportar trabajo, no sólo dinero; y se pueden distribuir las utilidades de común acuerdo", afirma.

Además, cada socio responde por el monto de los aportes que haya efectuado y esta estructura societaria permite que los socios designen a una persona de confianza que administre la sociedad.

Sin embargo, en este tipo de sociedad cualquier miembro puede vetar las decisiones a diferencia de las sociedades anónimas, donde la mayoría decide.

Respecto al giro o actividad principal, las familias conforman generalmente sociedades de inversión o de profesionales.

Sociedades de profesionales: son muy comunes en parejas donde ambos tienen la misma profesión o están muy relacionados (por ejemplo, un médico y una enfermera). Así, ambos prestan sus servicios profesionales a través de la sociedad, de tal forma que sea ésta la que emite las boletas, percibe los ingresos y paga los impuestos.

Sociedad de inversiones: las familias con alta capacidad de ahorro o que ganan mucho dinero pueden formar sociedades para invertir a través de éstas. Si la empresa familiar desea invertir, por ejemplo, en fondos mutuos, puede ser conveniente hacerlo a nombre de la sociedad y pagar solamente el Impuesto de Primera Categoría de 17%.

Cuando las utilidades sean retiradas, están deberán pagar global complementario, pero mientras permanecen invertidas en la sociedad, se produce un efecto de diferimiento del impuesto.
Sucesión en la administración
Toda empresa familiar debe considerar que una vez que jubile la "cabeza" de la misma, generalmente el padre, los hijos o la esposa deberán asumir el control de la sociedad.
Es por esto que se recomienda preparar a los hijos e ir otorgándoles responsabilidades, con el fin de que cuando el padre jubile, puedan hacerse cargo del negocio, explica Hernández.
Esto es fundamental, considerando que en muchas empresas el protagonismo de un familiar que lidera la sociedad puede ser tan grande, que la sociedad puede llegar a colapsar en el caso de fallecimiento del padre. Las razones son variadas: los clientes pierden contacto y no conocen otro interlocutor válido, los empleados no ven al hijo como un líder real, etc.


La estructura de empresa familiar más utilizada es una sociedad en que los socios son los cónyuges, en que los hijos van incorporándose a medida que crecen. Además, con el tiempo, pueden incorporarse los cónyuges de los hijos e incluso terceros, comenta Hernández.

Explica que el camino frecuente recorrido por muchas empresas familiares parte con un "pater familia" que crea un negocio que termina convirtiéndose en una empresa familiar.

Al comienzo, el padre tiene el control total de la compañía, lo que implica que toma todas las decisiones y es el único que manda. Puede incorporar a su cónyuge y posteriormente a los hijos.
Con el tiempo el negocio se puede expandir y se pueden ir incorporando otros miembros de la familia, llegando incluso a abrirse a la bolsa (esto supone que la sociedad sea una sociedad anónima. Si la sociedad se constituyó como sociedad de responsabilidad limitada es factible transformarla)

Para salvaguardar la propiedad de la empresa familiar, existen ciertos pactos de accionistas donde no se pueden vender acciones a terceros, o la familia debe mantener el 51% de la empresa.

Gastos
Tenga en cuenta que las sociedades no están concebidas para evadir impuestos o adquirir bienes personales a nombre de la sociedad.
La empresa puede descontar gastos, pero éstos deben ser los necesarios para producir la renta de la empresa. Descontar gastos relacionados con la compra de un auto o un departamento, o irse de viaje es una práctica sancionada. Por ejemplo, en las sociedades de responsabilidad limitada se entiende que los recursos utilizados para pagar estos gastos los retiró el socio, y por lo tanto deberá pagar Global Complementario por ellos. En el caso de las sociedades anónimas, la propia compañía tiene que pagar un 35% sobre ese mismo gasto.

Pagarle un sueldo a un cónyuge que no es socio también constituye un gasto rechazado. En el caso de que forme parte de la sociedad, debe justificarse o acreditarse que trabaja en la compañía para que sea legítimo el pago de remuneración. Esto se comprueba a través de la fiscalización del Servicio de Impuestos Internos (SII).

Si la esposa (separada de bienes) ingresa a la sociedad, es necesario justificar de donde obtuvo ingresos para asociarse, ya que éstos no pueden ser aportados por su esposo.

Ventajas
Para Rodrigo Hernández, abogado de Ernst & Young, formar una empresa familiar tiene ciertas ventajas, como las siguientes:
Hacer un negocio como persona natural puede implicar, en el caso de obtener malos resultados, que el empresario pierda, por ejemplo, su casa. Se recomienda entonces hacer una sociedad, ya que la responsabilidad de los socios se remite a su aporte y el mejor socio es su esposa, ya que es en quien más confía (sin perjuicio de lo anterior, actualmente existen las denominadas empresas individuales de responsabilidad limitada, estructuras que permiten limitar la responsabilidad sin la necesidad de contra con un socio).

Asociarse con el cónyuge permite manejar mejor los ingresos familiares y planificar el retiro de flujos para la familia. Con un tercero, cada uno se lleva su dinero y al final se pagan impuestos totales por estas utilidades que se retiran.

Además, hacer la sociedad tiene ciertas ventajas tributarias porque se mantienen todas las utilidades del negocio en la empresa y sólo se retira la proporción de dinero necesario para vivir.

El ingreso de la familia al negocio familiar a través de estas sociedades, les permite tener mayor participación en el crecimiento del patrimonio familiar, lo que implica que en caso de fallecimiento del padre de familia, parte del negocio ya es de propiedad de la familia minimizando en consecuencia el impacto del impuesto de herencia y donaciones.


Vea además:

Tipos de sociedades

Los impuestos en Chile









 Imprimir Noticia  Enviar Noticia