Dólar Obs: $ 560,36 | 0,12% IPSA -1,18%
Fondos Mutuos
UF: 23.741,86
IPC: 0,80%
titulo destacado_1 destacado_2 destacado_3 destacado_4 boton
SECCIONES
DESTACADOS
Francisco Seguel de Life Gourmet
06.12.2010
Economía y Negocios
Carolina Ubilla Bornand

"Aquí está la mesada", dijo el padre de Francisco Seguel apuntando a una congeladora llena de salmones. Francisco y su hermana Loreto supieron de inmediato que no era una broma.

Ambos eran estudiantes universitarios cuando comenzaron a vender salmones a vecinos y amigos, a quienes llevaban los pedidos en bicicleta. Ese fue el origen de su primer emprendimiento: la empresa Mundo Marino.

Después sumaron camarones congelados a la oferta y, para darle valor, adjuntaban una receta para cocinarlos. Fue entonces cuando pensaron que era mejor vender los platos preparados. Buscaron recetas en un libro, y en su propia casa empezaron a cocinar pastel de jaiba, lo congelaban y luego lo comercializaban. "Vendíamos unos $500 mil al mes. Era muy artesanal", cuenta Francisco Seguel. Sin embargo, les fue tan bien que a los pocos meses reunieron casi mil clientes y la casa les quedó chica.

Pese a que la empresa estaba creciendo, los hermanos Seguel no contaban con recursos para invertir en un local propio. La ayuda vino de InnovaChile, de Corfo, en el año 2003, cuando se adjudicaron un fondo de capital semilla por $35 millones. Ese dinero permitió que la empresa tomara forma: se trasladaron a un pequeño local en Vitacura, compraron congeladores y crearon un logo. Además, ampliaron la oferta de productos, añadiendo empanadas y pastas. Ese año vendieron $30 millones.

Querían seguir creciendo. En 2004 invirtieron $55 millones en una planta de producción, que construyeron en la parte baja de un edificio. Grave error. El shaft de ventilación estaba conectado al ducto del edificio, y a los tres meses los clausuraron por malos olores.

Pero no todo fue negativo, porque en esa época lograron contratos con el retail y con empresas que aseguraban altos volúmenes de venta, como LAN, a las que proveían de unas 30 mil unidades mensuales para los clientes premium de la aerolínea.

Pidieron financiamiento a la banca y compraron una propiedad en Independencia, en la que montaron una planta que requirió una inversión de casi $100 millones.

En 2006 seguían creciendo. Ese año recibieron la visita de la Presidenta Bachelet, ya que fueron seleccionados como uno de los 20 proyectos más rentables de los últimos cinco años de Corfo, y fueron destacados como emprendedores Endeavor.

Al año siguiente, dos nuevos socios se sumaron a la compañía, pero tras diferencias en la visión del negocio, los hermanos Seguel decidieron salir de la propiedad de Mundo Marino.

"Fueron unos tres meses súper complejos, pero decidí seguir en lo que me gusta, partir de cero", relata.

Fue ahí cuando se juntó con su actual socio, Marcos Rulli, empresario ligado al rubro de los restaurantes, quien le propuso echar a andar una cocina que tenía parada. Seguel aceptó de inmediato y así nació Life Gourmet, una empresa que desde 2008 confecciona platos de comida saludable listos para servir o llevar.

La experiencia que Seguel tenía en el rubro y "las lucas que puso Marcos" -cuenta sobre los $250 millones que aportó su socio- contribuyeron a un crecimiento explosivo de la compañía.

Atacando principalmente las tiendas de conveniencia, Life Gourmet facturó en el primer año $200 millones, cifra que se duplicó en 2009. Este año no se quedarán atrás. Esperan cerrar con ventas por US$ 2 millones. Ya están en el retail , tienen clientes institucionales y planes para el futuro. "Tenemos ensaladas, postres, platos preparados, y en marzo lanzaremos la línea de congelados, que nos va a permitir enviar a otros países. Queremos consolidar el mercado nacional en 2011: la meta es vender US$ 6 millones. En 2012 queremos llegar a Argentina y Perú, y en 2013 queremos ir a México".

Sus Hitos
Recursos
El Capital Semilla de Corfo, que los hermanos Seguel obtuvieron a través de InnovaChile, marcó el despegue del emprendimiento, ya que les permitió instalarse en una oficina fuera de la casa. Sin embargo, obtenerlo no fue sencillo. "Justo cuando nos adjudicamos el dinero fue el caso Corfo Inverlink y los fondos estaban parados, pero finalmente los obtuvimos en junio de 2003", recuerda Seguel.

Reconocimiento
Seguel sostiene que haber sido seleccionado emprendedor Endeavor fue muy importante, porque tuvieron acceso a asesoría de primer nivel. "Endeavor nos asignó mentores personales y eso nos ayudó mucho. Hizo que la empresa creciera mucho más, fue un despegue comercial. Los reconocimientos son tremendamente importantes para uno, porque el camino es difícil, es duro, y eso significa que lo estás haciendo bien", sostiene.

Reemprender
Seguel cree que los aprendizajes obtenidos en Mundo Marino fueron claves para lograr empezar otro negocio desde cero. "Yo quería hacer comida de nuevo", dice, y por eso no dudó en embarcarse en el proyecto Life Gourmet. La pasión y la excelencia, cree Seguel, son la combinación que puede llevar a un negocio al éxito.

Datos personales
Francisco Seguel es ingeniero civil en bioprocesos de la P. Universidad Católica. Estudió en el colegio San Pedro Nolasco. En julio de 2011 contraerá matrimonio con su novia, Monika.


 Imprimir Noticia  Enviar Noticia